¿Ya conoces a los Centennials?

Three happy children are lying on the grass

Antonio Sandoval
Los pequeños que tienen desde cero años , y hasta los jóvenes que rondan actualmente los 17 años de edad, pertenecen a otra generación, la de los Centennials, o generación Z.
Ellos nacieron entre 1997 y los tiempos actuales.
Éstos pequeños, o mejor dicho la primera camada de ellos, iniciará pronto su vida laboral, y muchas cosas ya cambiaron desde que vieron la luz las primeras generaciones de centennials.
Los Centennials son individuos completamente inmersos en un entorno digital, nada les sorprende ni les sorprenderá, están acostumbrados a los cambios, a la revolución tecnológica, a las facilidades y la vida cómoda que se consigue con eso; Netflix, Google, Amazon, Facebook, etc, son y serán nombres familiares para la generación centennial. Líderes como Zuckerberg son parte de su vida presente y lo serán para el futuro cercano.
Pero, qué les depara el destino en materia de ahorro para el retiro, no muchos cambios respecto a la generación millennial. Para cuando ésta generación empiece a dominar el mercado laboral del planeta, también estará en marcha un retiro masivo de empleados en México, la generación de la transición estará en franco declive y algunos de los millennials también empezará a pensar en la jubilación, eso supone muchos retos y oportunidades.
Lo que sí queda claro es que igual que su generación antecesora, deberán ahorrar a diestra y siniestra, el ahorro tendrá que ser parte de su vida, si quieren un futuro mejor.
Una desventaja consiste en que los Centennials serán pocos respecto a sus antecesores, especialmente los de la generación de la transición, sus padres decidieron tener uno y máximo dos hijos, la generación centennial está destinada a ser la que profundice en los cambios tecnológicos para los procesos productivos, y ojalá haya oportunidades de empleo suficientes para ellos.
La buena noticia es que una parte importante de esa generación de futuros ahorradores para México está en la mejor etapa del aprendizaje, la infancia temprana, esa época en la que, como decían las abuelas, “El cerebro absorbe el conocimiento como si fuera esponja en alberca”.
Bienvenida la generación centennial, los Centennials, los futuros ahorradores de un país que no ha sabido cómo hacerle, esperamos que ellos sí nos pongan el ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *