Trump llegó a los mercados

Por Antonio Sandoval
A reserva de revisar las cifras y desempeño de los principales indicadores financieros en los días recientes, cosa que haremos un poco más adelante en este mismo texto, es un hecho que el fantasma llamado Donald Trump ya está presente en los mercados financieros del mundo, especialmente en Nueva York; esas son malas noticias.
La figura toma vigencia y tenga por seguro amable lector que será protagonista de algunos episodios con el paso de las semanas y los meses.
Estos son los fundamentos que explican la presencia del republicano en el ánimo de los mercados y su creciente influencia, para bien, y para mal:
1) Estamos frente a un casi seguro candidato, que por el momento se sale de los cánones que los mercados gustan de ver; lo llamativo es que su discurso y muchos de sus actos son inéditos en un país como Estados unidos, al menos en una figura que casi con toda seguridad será investida próximamente como el abanderado del Partido Republicano para las elecciones de noviembre próximo, en donde se elegirá al (la) presidente (a) de la economía más poderosa sobre la tierra.
2) Las encuestas juegan, pero no son garantía de nada. Hoy por hoy todas las mediciones señalan que en caso de obtener la nominación presidencial por el Partido Demócrata, la exprimera dama Hillary Diane Rodhman (Hillary Clinton), ganaría las elecciones y sería la primera mujer en dirigir a Estados Unidos. Sin embargo, faltan cinco meses para noviembre, tiempo en el que pueden suceder muchas cosas. Para los mercados las encuestas actuales son solamente la fotografía de salida, y no la seguridad de que nada sucederá en el camino, sobre todo, algo que puede catapultar al magnate (Donal Trump) a la oficina oval y provocar con ello una modificación diametral en la política económica de la nación más poderosa sobre la tierra.
3) Los bandazos de Trump vs la presunta continuidad de Clinton. Donald Trump dejó entrever que si gana la presidencia estadounidense hará cambios de forma y fondo. Para empezar, ha señalado que no ratificaría a Janet Yellen al frente de la Fed, una mala noticia para los mercados en un momento crucial de política monetaria (aunque desde 2008 la política monetaria de Estados Unidos vive en permanente estrés). También, tiene una política volátil respecto al tema de los impuestos, un día dice que cobrará más a los que más tienen y otro día señala que lo pensará; lo anterior sin mencionar la supuesta y todavía inconcebible deportación masiva de inmigrantes que ha propuesto, ni el aislamiento al que piensa someter a la economía de su país o la posibilidad de llevar a una guerra directa a Estados Unidos contra el Estado Islámico.
4) Trump parece una solución radical, para radicales: El radicalismo tiene muchas caras, existe incluso, por raro que parezca, el radicalismo disimulado; Donald Trump parece ser la solución para radicales con dinero, con recursos, con ganas de ver cambios de 180 grados no solo en la economía sino también en la política de Estados Unidos, el magnate lo ofrece y es posible que muchos se lo compren. Si los mercados perciben un avance significativo de Trump, tendremos sesiones de intensa volatilidad porque también hay gente con recursos monetarios que no está dispuesta a permitir un cambio de tal magnitud. Veremos el enfrentamiento del dinero.
5) Pase lo que pase, si Trump es investido finalmente como candidato del Partido Republicano, algo que hoy es casi un hecho, los mercados lo asumirán como un factor de riesgo adicional por ser un suceso que es una especie de semáforo amarillo para el mundo del dinero.
Todo lo anterior tiene un solo nombre para los mercados financieros, se llama: Incertidumbre. Habría que esperar a escuchar al Trump candidato, podría ser un tanto distinto al Trump aspirante a la nominación, pero eso es algo que no sabemos.
Clinton en cambio sería partidaria de la continuidad de las políticas de Barack Obama (presidente emanado del partido demócrata). Pero, los mercados y la economía también requieren cambios.
Estamos por ver de qué forma los realizaría, sobre todo en momentos en que la recuperación de su país parece ralentizarse (volverse lenta).
Las cifras hablan
Es cierto que hoy los mercados siguen bajo la influencia de factores diversos de corte global; está el tema de las políticas monetarias en Estados Unidos y Europa, el inestable mercado petrolero mundial, los ajustes de las divisas en un mundo cada día más complejo, y desde luego el desempeño de economías como las de China y Estados Unidos.
Pero, si observamos, mayo es un mes de altibajos en los mercados financieros, mismos que se han profundizado a partir del día 4, una sesión después de que el principal oponente de Donald Trump, Ted Cruz, decidió retirarse de la contienda y dejarle el camino libre al magnate. Trump llegó a los mercados y quien lo dude podría pagarlo caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *