Terremoto de 1985 costó al país 2.9% del PIB, ¿el de 2017?

El factor material y monetario es sin duda en este momento lo menos relevante, las labores de rescate en las zonas afectadas siguen su curso y la emergencia no ha cesado, el gran objetivo es rescatar a la gente que hasta el momento sigue atrapada.

Sin embargo, en algún momento deberá realizarse un balance de los daños y buscar opciones para financiar la reconstrucción de las partes afectadas, de resarcir en la medida de lo posible los daños ya que sin duda lo más valiosa, las vidas perdidas, nunca podrán reponerse, eso es absolutamente invaluable.

En este sentido vale la pena recordar lo que sucedió en cuanto al costo económico tras el brutal terremoto que sacudió 32 años antes a la ciudad de México exactamente el mismo día, 19 de septiembre de 1985.

De acuerdo con documentos de la época, el costo total de los daños en 1985 fue de 4 mil 100 millones de dólares, equivalente a 2.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El monto fue muy elevado para esos tiempos en los que México se debatía en una grave crisis, de hecho la década de los ochenta del siglo pasado fue conocida como “la década perdida” en materia económica para el país y prácticamente para toda la región.

El escenario no podía ser más devastador para la capital mexicana. Al menos 2.800 edificios sufrieron daños estructurales y 880 fueron derrumbados totalmente por el sismo, la cifra oficial fue cercana a los 5 mil muertos, pero otras estimaciones indican que hubo al menos el doble.

El terremoto de septiembre 19 contribuyó de manera significativa a la desaceleración económica de la segunda mitad de 1985 y a la precipitación de la crisis económica de 1986, que sacudió en toda su magnitud la estructura económica del país. El fenómeno natural contribuyó de manera significativa a la recesión de 1986 aunque no haya sido la única causa, su impacto agravo un entorno macroeconómico difícil para el país y provocó un cambio radical en el contexto económico-político.

Todavía es prematuro saber cuanto costará el terremoto del 19 de septiembre de 2017 al país, eso es lo menos significativo, pero sin duda alguna el país tendrá que enfrentar gastos derivados del fenómeno y de sus secuelas, en un contexto económico que tampoco es el mejor.

No solamente hablamos de los inmuebles destruidos, que proporcionalmente son pocos, pero existen muchos que están dañados en su estructura, también hay infraestructura afectada, más costos que se añaden a los fenómenos meteorológicos que unos días antes habían golpeado al país. El dinero es lo menos relevante, pero llegará el momento de hacer los balances, buscar la manera de financiar la reconstrucción y determinar el costo que tendrá para el crecimiento de la economía nacional, ya de por sí afectada por un crecimiento mediocre desde hace varios años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *