Tenemos que conocer y analizar más los fondos de inversión, o sea, las Siefore

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Lo dijimos, la medida de Consar en el sentido de liberar las restricciones que impedían que los trabajadores eligieran sus propios fondos de inversión, fue acertada, tarde o temprano debería suceder y entre más pronto mejor.

Pero, también es un hecho que los bajos niveles de cultura financiera en nuestro país serán un muro para que se mejoren los rendimientos en el corto y mediano plazo, sobre todo porque a las Afores no se les ven muchas ganas de ponerse las pilas y “enseñarles” a sus afiliados.

En México se le da like miles o quizás millones de veces a un post que hable de trivialidades, respecto a uno que pretenda enseñar un poco de finanzas. Asimismo, se viralizan videos de personajes “simpáticos”, pero que poco, o mejor dicho, nada, aportan al conocimiento financiero, y al bolsillo de las personas ya sea hoy o en el futuro.

Si hiciéramos un análisis al respecto, seguramente el contenido relacionado con asuntos superfluos rebasa muchas veces más en la preferencia del público a los vinculados con información que aporta conocimiento financiero.

Es lamentable pero así pasa, será difícil incluso el inicio de este proceso por la simple razón de que muchas personas desconocen siquiera qué es un fondo, ya ni hablar de sus diferencias y características.

En este contexto, también es necesario que las Afores hagan esfuerzos mayores, gigantescos, titánicos, para llevar la cultura financiera a todos los niveles, ese proceso nos lo deben las administradoras desde hace años.

Por si algo faltara, falta una auténtica cruzada nacional permanente en las escuelas, a favor de la educación financiera. Pero no solamente en las universidades, ¿y si empezamos desde el kinder?, eso se llama “sembrar”, y se siembra sobre tierra fértil, la edad temprana es ideal para enseñarles a los ciudadanos del mañana los beneficios del ahorro.

Es un gran paso el que dio la Consar, pero en el rompecabezas faltan piezas, hacen falta esfuerzos adicionales, a riesgo de que se quede con el beneficio solamente un pequeño porcentaje de la población, y los demás sigan manipulados, con bajas pensiones en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *