Tasas de interés negativas confirmarían “era de vacas flacas” en rendimientos de las Afores

 

** Sin embargo, la tendencia forma parte de un ciclo que se ha registrado en el mercado muchas veces en la historia.

image-4

Antonio Sandoval

La semana pasada el Banco Central de Japón anunció que por primera ocasión en la historia adoptaba tasas de interés negativas interbancarias; lo anterior significaba que si los bancos comerciales quieren depositarle recursos excedentes de su operación tienen que pagarle intereses, lo usual era que el banco pagara a los depositantes.

Este jueves la presidenta de la Fed, Janet Yellen, aceptó sin tapujos que la institución ha estudiado y estudia adoptar una política de tasas negativas de interés de corto plazo, en caso de que el escenario financiero se descomponga más.

Otras instituciones monetarias reconocen lo mismo: Banco de Inglaterra, Banco de Canadá y Banco Central Europeo, por mencionar a algunos de los más importantes en el mundo.

La estrategia puede volverse tendencia en el mundo después de que los propios bancos centrales reconocieron que gran parte de los billones de dólares que han inyectado a los círculos financieros del planeta en los 8 años recientes simple y sencillamente no llegaron  a su destino mediante créditos bancarios.

Todo indica que los bancos comerciales sacaron provecho de ese dinero y lo depositaron de regreso en los bancos centrales de su respectivo país, con lo que recibieron intereses que según algunas cifras rondarían los 30 mil millones de dólares.

En otras palabras, los bancos comerciales les cobraron intereses de su propio dinero a los bancos centrales.

Hora de reenfocar la visión

Si la tendencia se consolida, en muchas partes del mundo las tasas de interés negativas de corto plazo se volverán una realidad constante, lo que reducirá invariablemente los rendimientos del día a día.

Por lo tanto, será más notorio que nunca el descenso de los rendimientos en fondos de inversión como los especializados en ahorro para el retiro, toda vez que los papeles emitidos para respaldar deuda tendrán rendimientos cada vez más bajos, esos títulos van sustituyendo a los que se vencen.

Sin caer en el pánico, es importante que usted sepa lo que sucede en el mercado de dinero y de las inversiones en general.

Las condiciones en los mercados financieros apuntan a que los rendimientos seguirán bajos; paradójicamente nadie quiere exceso de dinero a gran escala (bancos y gobiernos), unos porque no hay muchas opciones para prestar a tasas elevadas, los otros porque no les sirve para estimular el consumo directamente.

En este año la tasa promedio histórica nominal de rendimiento en el SAR bajó de 12% luego de que permaneció años enteros en ese nivel, ahora ronda niveles promedio de 11.86%

En este escenario de corto plazo, lo ideal, sería revisar el desempeño de las Afores en un horizonte más amplio. No todo es malo, quizás este periodo nos ayude a reenfocar nuestra visión hacia un objetivo de tiempo más polongado, como trabajadores e inversionistas que somos y en línea con la esencia de las inversiones en el Sistema de Ahorro para el Retiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *