Tasas bajas e inflación, la doble tormenta para los rendimientos de las Afores

Los rendimientos de las Afores están bajo dos tormentas durante el presente año, las bajas tasas de beneficio que han pagado dichas administradoras como producto de una tendencia que empezó meses antes, y la elevada inflación.

Hasta mediados de 2014 los rendimientos que pagaron las Afores fueron realmente muy atractivos, en casi todos los casos se pagaba doble dígito para el caso de los fondos de renta variable o de mayor riesgo. Se llegó a pagar un beneficio de hasta 15 por ciento en algún caso.

Sin embargo los rendimientos empezaron a bajar, ahora el promedio en los mismos fondos se ubica apenas ligeramente arriba de 7 por ciento, mientras que los fondos de renta fija a duras penas llegan a niveles de 4 por ciento.

La causa del ajuste fue el vencimiento de títulos de inversión de largo plazo que fueron adquiridos en su momento por las áreas de inversión de las Afores, por lo que tuvieron que se sustituidos por papeles con menor tasa de rendimiento.

Hasta ahí el impacto no dejaba de ser un factor del mercado, algo que sucede y que forma parte de un ciclo, el de las tasas de interés. Es lógico que los rendimientos deban adaptarse a las condiciones de los mercados, tanto a favor como en contra.

Pero desde mediados del año pasado entró en juego otro factor más, la tendencia de los precios en la economía, es decir, la inflación.

La tasa de inflación empezó a subir lenta pero consistentemente; poco a poco, de manera inexorable las lecturas llegaron a niveles que no se observaban en un buen tiempo, tanto omo 8 años o un poco más.

El problema es que ante un rendimiento bajo, la tasa de inflación lo disminuye todavía más en la llamada tasa real, es decir, la que resulta una vez descontada precisamente el dato de inflación, ese es el fenómeno que impacta a los trabajadores.

De esta manera, ahora los rendimientos que pagan las Afores no solamente son mucho más bajos que en otras épocas, sino que en muchos casos llegan a ser incluso negativos porque la tasa de inflación es superior a la tasa que pagan las administradores a los trabajadores afiliados.

Definitivamente este segundo factor es algo que sale por completo del control de las Afores, y pese a que las expectativas hablan de que bajará con el peso de los meses, lo cierto es que por el momento han provocado serios impactos en un indicador básico para el futuro de las pensiones, la tasa de rendimiento.

La tasa de rendimiento es mucho más relevante que la comisión que pagan los trabajadores a las Afores, porque se trata del beneficio que acumula con el paso de los años un capital extra que sirve para completar el fondo total con el que se pagará la pnsiòn del trabajador.

Estamos frente a un periodo de doble tormenta para los rendimientos de las Afores: los bajos beneficios que se pagan por un factor de mercado, más una elevada inflación, que deteriora ese mismo rendimiento.

la mala noticia es que posiblemente dicho fenómeno se mantenga lo que resta del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.