Afore Metlife se salvó; solamente perdió 1,091 cuentas y recibió 2,096 nuevos clientes

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

En diciembre de 2011 la Afore Afirme-Bajío contaba con 709 mil 881 cuentas en administración, un amplio porcentaje de las mismas correspondía a cuentas asignadas por la autoridad reguladora, por lo que existía el riesgo de que si las perdía su posición en el mercado sería muy frágil.

El principio del fin para la administradora empezó el mes inmediato, en enero de 2012 la Consar reasignó un número importante de cuentas de Afirme Bajío y dejó a dicha Afore con un total de 130 mil 319 cuentas en administración. Era el principio del fin, con una base de clientes tan irrisoria las posibilidades de que Afirme-Bajío sobreviviera eran mínimas; no hubo milagro, en marzo de 2014, hace tres años, cerró sus puertas.

El contexto viene al caso porque en los meses recientes se ha cocinado un fenómeno similar, aunque por el momento pareciera que la historia podría ser distinta, existe una oportunidad, aunque sea mínima, de que Afore Metlife se salve de la extinción, si es que de verdad cree en los milagros.

Afore Metlife es hoy por hoy la institución más pequeña del sistema, administra un total de 726 mil 554 cuentas de ahorro individual, en números totales; aunque, en la práctica solamente tiene 429 mil 737 cuentas como base de clientes, las otras 296 mil 817 corresponden a cuentas asignadas, esas no le pertenecen y podría perderlas en cada proceso de asignación y resignación de cuentas, como le sucedió a Afirme-Bajío.

Afortunadamente en este proceso de asignación y resignación 2017 la Afore en cuestión se salvó, solamente perdió 1,091 cuentas que fueron resignadas a otra institución, pero a cambio ganó 2,096 nuevos clientes por concepto de cuentas asignadas de ahorradores que reactivaron esas mismas cuentas y automáticamente se canalizaron a la Afore original.

Así, al hacer un ejercicio de neteo, observamos que en el saldo neto la Afore Metlife obtuvo un total de 1,005 nuevas cuentas, poco más de mil nuevos clientes que, lamentablemente, no abonan en nada a mejorar la situación complicada en la que se encuentra la base de clientes de Metlife.

Si la institución quiere mantenerse en el mercado, debe incrementar a la brevedad su cliente, por el momento se salvó de que le sucediera algo similar a lo que padeció la ya desaparecida Afore Afirme-Bajío, pero está en el limbo. Afore Metlife necesita incrementar esa base de clientes propios, que como ya señalamos asciende a 429 mil 737 cuentas.

Vivir de cuentas asignadas o resignadas no es la mejor estrategia, ya tuvimos un caso de fracaso, Metlife no puede ser la excepción si persiste en dicha estrategia, a menos que sus accionistas estén dispuestos a mantener el negocio, con una escasa o nula rentabilidad y pensando en un futuro muy, muy lejano.

Ser una Afore pequeña no es el problema, pero serlo con una base de clientes propios muy baja sí que lo es; por el momento, todas las Afores que han registrado una base propia inferior al millón de afiliados no ha logrado salvarse de la extinción, ¿Metlife lo logrará?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *