¿Qué pasará con las Afores…y con el dinero de los trabajadores, en la cuarta transformación?

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

La llamada cuarta transformación de la vida pública nacional, encabezada por su ideólogo y presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, necesita algo sí o sí, requiere dinero, mucho dinero.

Precisamente las Afores tienen ese dinero, no es suyo, es propiedad de todos los trabajadores mexicanos que cotizan en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR). Son alrededor de 160 mil millones de dólares los que administran, es mucho dinero y un gran atractivo.

Como la cuarta transformación necesitará mucho dinero para cumplir lo que prometió y las Afores lo tienen, es mucha la tentación, algo podría pasar con las instituciones y sobre todo su marco legal.

Aquí tiene amable lector algunos escenarios ara las Afores, que podríamos ver en este sexenio que está por iniciar.

1) Todo se mantendría igual pero bajo intensas presiones para las administradoras, no se diga en épocas de minusvalías en las que serán satanizadas al máximo. Las presiones incluirían diversos intentos para modificar la regulación de las administradoras pero estos no prosperarían debido a la volatilidad que podría generarse, aunque todo dependería de la situación nacional e internacional. Un papel determinante lo jugará el nuevo titular del agente regulador a partir de diciembre; Abraham Everardo Vela Dib; sin embargo todavía no queda claro si como tecnócrata solamente administrará al sistema o si este organismo hará cambios profundos que, desde luego, no serán solo por iniciativa propia sino consensuados. En este escenario las Afores resistirían la tormenta en su contra por lo delicado de mover el escenario en forma abrupta, al menos en el plazo inmediato, o si los capitales se desquician ante la posibilidad de que el estado disponga de los recursos para financiar sus proyectos.

2) En este segundo caso habría cambios regulatorios profundos al sistema de pensiones mexicano. Ojalá dentro de estos cambios se impulsara uno que es fundamental para el sistema y que la actual legislatura tiene la oportunidad de impulsar y sobre todo aprobar ante la mayoría absoluta con la que cuenta el partido que empezará a gobernar a nivel federal a partir del 1 de diciembre; ese cambio regulatorio se refiere al porcentaje de aportación de las cuentas individuales, de solo 6.5% para los trabajadores que cotizan en el IMSS, y que está vigente desde hace más de 60 años.

En este sentido sería un cambio positivo e histórico que le daría viabilidad de largo plazo al sistema y mejoraría las pensiones de millones de trabajadores mexicanos. Otros cambios regulatorios tendrían que evaluarse por parte de los mercados, sobre todo si están enfocados a disminuir la forma en que invierten las Afores el dinero de los trabajadores.

3) Ya hay rumores e incluso posibles propuestas se presentarán aparentemente en días próximos para modificar por completo al sistema, lo que incluso supondría la desaparición de las Afores y la creación de un organismo estatal único, algo así como una Afore del gobierno que administre toda esa masa de dinero. De acuerdo con una iniciativa que presuntamente se presentará en breve, el esquema de cuentas individuales se mantendría pero bajo la administración  del estado, es decir, no retornaría el llamado esquema de reparto, al menos no en el papel. Este cambio “dramático” en el esquema de pensiones mexicano supondría en el fondo una gran reforma encaminada a utilizar los recursos de los trabajadores para el financiamiento de proyectos de infraestructura. Muchos pros y contras podrían exponerse, de hecho lo haremos en próximas entregas, pero lo que es un hecho es que el sistema de pensiones mexicano sería sacudido desde sus cimientos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.