Consar nos quiere tratar como adultos, ¿tomaremos el reto?

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Finalmente los mexicanos empezamos a ser tratados como adultos por la Consar, a partir del 31 de enero pasado se hizo realidad la posibilidad de que los trabajadores con cuenta individual podamos elegir la siefore de nuestra preferencia, independientemente de la edad en la que estemos.

En otras palabras, ahora los trabajadores podremos elegir si invertimos más en acciones que en papel gubernamental, etcétera. Sin importante el perfil de la siefore básica que por ley nos corresponde.

Este cambio solamente lo podremos hacer una vez cada 3 años, en caso de que no decidamos cambiar nuestra siefore, seguiremos en la que nos corresponde de acuerdo a nuestra edad.

Digo que empezamos a ser tratados como adultos porque solamente a los niños se les restringe en muchas cosas, especialmente al momento de tomar decisiones para las que todavía no están preparados, como invertir en el mercado de su preferencia o conveniencia.

Desde mi particular punto de vista es un paso importante pero al mismo tiempo audaz, ya que nos guste reconocer o no, en México todavía hace falta mucha cultura financiera.

Pero en algún momento tendríamos que empezar a despojarnos de las ataduras que tenemos en este sentido, ya que si nos esperamos a que los mexicanos contemos con la cultura financiera necesaria pasarían muchos años y seguramente se perderían muchas oportunidades de inversión, y por lo tanto sus potenciales beneficios.

Ahora la pelota no está del lado de la autoridad, pero en cierta manera tampoco está del lado de los trabajadores, sino que en realidad está del lado de las Afores, las administradoras tendrán que mostrarnos sus alcances, qué tanto les interesan sus clientes.

En México las Afores tienen en sus manos el incremento de la cultura financiera, pero muchas veces pareciera que lo hacen con desgano, van muy lentas, tendrán que imprimirle velocidad.

Desde luego, esto nos convierte a los trabajadores en lo que siempre hemos sido, inversionistas en los mercados financieros. A partir de ya, tenemos que tomar conciencia de que nuestro conocimiento financiero debe elevarse; somos inversionistas en los mercados financieros y tenemos que conocerlos, sí o sí.

Ya nos quieren tratar como adultos, ¿tomaremos el reto o seguiremos en nuestra zona de confort?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *