Pagos chiquitos, deudas grandotas; cuidado con las tasas de interés

Ahora que vivimos un periodo de presiones sobre las tasas de interés, es importante vigilar nuestras finanzas, sobre todo cuando se trata de adquirir productos y servicios con esquemas de pagos diferidos, muchas veces publicitados como pagos chiquitos.

La realidad es que los famosos pagos chiquitos son deudas grandes, si hiciéramos cuentas notaríamos que el saldo total a pagar al final del esquema o plan, es mucho más elevado respecto al precio o deuda original, ahí están considerados los intereses.

Adquirir productos en pagos o mensualidades es uno de los esquemas que más utiliza el 80 por ciento de la población económicamente activa del país y que cuenta con recursos para destinar una parte a liquidar sus compras en parcialidades.

Sin embargo, dentro de estos mismos esquemas existen diferencias sustanciales y en ellas las tasas de interés tienen todo que ver.

Los pagos cuyas mensualidades resultan muy bajas, tienen implícita una tasa de interés más alta, y por consecuencia un mayor plazo para liquidar las deudas.

Solamente de esta manera es posible financiar compras en las que l cliente realiza amortizaciones realmente bajas en relación con el costo total del producto; dichas adquisiciones tienen un plazo promedio de liquidación de 120 semanas, lo que equivale a 2.5 años.

Los pagos semanales, quincenales o mensuales que tienen plazos de liquidación superiores a dos años, incluyen tasas de interés anuales de hasta 60 por ciento, aunque el promedio del mercado ronda actualmente 45 por ciento.

Estas tasas de interés son demasiado elevadas, superan en más de tres veces al llamado margen de intermediación financiera, ubicado alrededor del 15 por ciento.

Recordemos que en México las tasas de interés se fijan libremente, si bien existe una tasa de referencia del banco central, como en cualquier parte del mundo, pero el llamado costo del dinero tiene un costo libre, el que cuenta con dinero puede fijar el precio que desea por prestarlo a otras personas, si se lo aceptan no incurre en delito alguno.

Los famosos pagos chiquitos tienen una tasa de interés muy elevada; son pagos chiquitos porque su prolongado plazo de amortización así lo permite, pero de ninguna manera son baratos. En realidad, si usted adquiere un producto o servicio a pagos chiquitos, también adquiere una deuda muy elevada y de largo plazo, analice si existen otras opciones, incluso el ahorro podría ser una de ellas.

Nos preguntará que porqué recomendamos ahorrar si de lo que hablamos es de compra; sencillo, ¿se ha puesto a pensar que si ahorra para comprar en un solo pago ese producto o servicio que desea adquirir, pagará mucho menos? Quizás valdría la pena ahorrar y comprar las cosas a precio de lista y no bajo un esquema de pagos chiquitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *