El oro empieza su camino ascendente a la sombra del ‘efecto Tump’

La retórica de Trump no es el único factor de incertidumbre ahora mismo en los mercados, pero sí una de las fuentes más poderosas. En un contexto como el actual, no es de extrañar que el oro esté recuperando su brillo y que muchos vuelvan la mirada al preciado metal para buscar algo de refugio.

Obviamente, que las rentabilidades de los bonos estén por los suelos también están ayudando a dar forma a este impulso. De hecho, la demanda de oro de inversión registró su mejor enero en cinco años, desde 2012, según datos recopilados por BullionVault, especialista de inversión en metales preciosos.

Muchos analistas creen que 2017 podría ser un año muy interesante para el oro. Más allá de la incertidumbre política que se mantendrá en los próximos trimestres, el nerviosismo en los mercados debido a la falta de visibilidad de las políticas de Trump será un factor que respalde la demanda de oro.

Sin embargo, Aranaud du Plessis, gestor senior de ‎renta variable temática, oro y recursos naturales de CPR Asset Management, el centro para la gestión temática del Grupo Amundi, cree que “un aumento más lento de los tipos de las Fed, así como un debilitamiento del dólar no deben excluirse de las previsiones y serían elementos positivos para el oro. Por el contrario, una subida significativa de los tipos de interés reales reduciría la tendencia, aunque la recuperación de las expectativas de inflación modere dicho riesgo”.

Sobreponderar en cartera

NN Investment Partners también es de las gestoras que han decidido recientemente sobreponderar el oro en cartera. “El posicionamiento especulativo a largo plazo en el oro se acerca a mínimos observados anteriormente. Además, las expectativas de subidas de la Fed parecen descontadas y el tema de la reflación puede volverse menos vigoroso. La demanda de refugio seguro para el oro puede revivir bajo la sombra de la retórica proteccionista de Trump, mientras que la demanda física también puede mejorar”, explican los expertos de la firma.

En este entorno, Pioneer Investments recuerda que ampliar las fuentes de diversificación e incorporar estrategias de cobertura eficientes sigue siendo fundamental para intentar proteger los activos de los inversores. Monica Defend, directora de Asignación de Activos Global de la firma cree que en este sentido el oro podría ayudar a suavizar los posibles repuntes de volatilidad, ofreciendo  protección frente a la inflación y teniendo en cartera un activo con una menor correlación con clases de activo tradicionales.

Desde ETF Securities,James Butterfill, director del equipo de análisis, ha detectado un fuerte interés de los inversores por el sector de materias primas. Pero es en el oro donde la firma detecta el mayor atractivo. “Es más rentable comprar oro que bonos suizos o alemanes”, recuerda Butterfill a lo que añade que, “si el dólar no se aprecia demasiado, podremos verlo en 1.300 dólares la onza en el mes de junio”.

Hay que tener en cuenta también, dice Butterfill, que los bancos centrales continúan inyectando grandes volúmenes de liquidez y depreciando las divisas de referencia, lo que aumenta el atractivo del oro para los inversores no estadounidenses.

Por Cristina J. Orgaz , Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *