Meade y Anaya pelean por ser segundones, error garrafal

En la elección para gobernador del Estado de México en el año 2011, durante todo el proceso electoral, el candidato de la coalición PRD-PTy Convergencia, Alejandro Encinas, se la pasó peleando con su contrincante del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, para ver quién era el segundo lugar en las encuestas. Esto lo deberían tomar en cuenta Meade y Anaya

El primer sitio siempre fue para el virtual gobernador electo, el priista Eruviel Ávila Villegas.

Así les fue a Encinas y Bravo Mena, Eruviel no solamente fue el puntero de las encuestas durante todo el proceso electoral, sino que al final los barrió y le sacó más de 40 puntos de diferencia a su más cercano perseguidor, Alejandro Encinas.

En este proceso electoral de 2018 nadie en su sano juicio niega que el primer sitio indiscutible en las encuestas es para el dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, los demás se pelean el resto de los lugares.

Llama la atención de manera especial el pleito de callejón que tienen el ¿ciudadano? José Antonio Meade, candidato del PRI, y el panista Ricardo Anaya, arropado también en ésta ocasión por el PRD. Ambos se pelean por ser el segundo sitio en las encuestas; es comprensible hasta cierto punto, el problema es que se les convierta en vicio y se la pasen así toda la contienda.

Ya hay algunas evidencias de que intentarán que no sea así, empiezan a surgir algunas encuestas cuchareadas que “inflan” a Meade o al panista, según sea el sapo, incluso faltan algunas encuestas de ciertos medios de comunicación que seguramente inflarán más a su preferido, así lo han hecho muchas ocasiones, según sirva a los intereses de su dueño.

Pero las encuestas serias no dejan lugar a dudas, el primer sitio es para uno solo y los demás están varios puntos abajo, quizás no tantos como los que se observaron en la contienda mexiquense de 2011, pero indudablemente abajo.

Pelearse por el segundo lugar es un error garrafal, de seguir así los candidatos seguirán atados a ese sitio, no dejarán de ser segundones. Esa pelea los distrae, les quita el objetivo fundamental de la mal llamada precampaña, en realidad las campañas ya iniciaron y los errores se pagan con creces.

La única manera de empezar a descontar esa desventaja que lleva el puntero es con propuestas, con trabajo serio y a ras de suelo, con exposición mediática efectiva y no solamente en los medios afines, con más y mejores estrategias de comunicación.

En lo primero, en eso de las propuestas, lamentablemente para los demás, el que también lleva la delantera es el “rayito de esperanza”, otra mala noticia; no decimos que sus propuestas sean buenas, de hecho, al autor de esta columna no le parece que así sea, pero al fin y al cabo son propuestas, les come el mandado.

“Como te ven te tratan”, dice el adagio; si se sienten segundones, si se pelean por ese ansiado segundo lugar, el puntero se les va a escapar y cuando terminen de pelearse será demasiado tarde.

Pelear el segundo sitio es craso error, los estrategas de los señores Meade y Anaya se equivocan al asesorar a sus candidatos, el único sitio que interesa es el primero, el del puntero, ese es el que los hará ganar la elección y hacia él deben apuntar todos, ¿reaccionarán?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *