Me hablaron de Profuturo para cambiarme de Afore, pero…

 

**Existe una gran confusión, quiero pensar positivo, entre los conceptos de pérdidas y minusvalías, lo malo es que esto sucede entre quienes se supone que lo deben tener perfectamente claro.

 

Este jueves 10 de marzo, alrededor del mediodía recibí una llamada de un ejecutivo, vendedor o agente de la Afore Profuturo; en ese momento estaba manejando y solamente me orillé para atender su llamado, mi intención era decirle a la persona que amablemente me llamó que no me interesaba un cambio.

Sin embargo, me empezaron a llamar la atención varios detalles de lo que me decía el trabajador de Profuturo, de quien desgraciadamente no tuve la precaución de escribir su nombre, pero la empresa debe llevar un control de esas llamadas así es que no será difícil identificarlo.

La persona que me llamó no hizo nada indebido, al menos no en forma clara, pero sí es un fiel reflejo de los vicios que se esconden en nuestro Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), y concretamente en las fuerzas de ventas o de asesoría patrimonial, como algunas Afores pomposamente le llaman.

Cuando le informé a quien me llamaba que no estaba en mis planes cambiarme de Afore bruscamente me interrumpió para decirme que si ya sabía lo que me había pagado mi Afore en los últimos meses, le dije que sí, que siempre checaba esos datos y le informé de inmediato que me encontraba muy al tanto del sistema debido a que escribía del mismo, y llevaba años haciéndolo desde que inicié en mi anterior trabajo.

El ejecutivo me dijo que entonces yo debería de estar enterado de  que la Afore en la que yo estaba no era la que mejor rendimiento pagaba, sin que supiera siquiera qué Afore es la que manejaba mi cuenta, algo que le informé posteriormente; a lo anterior le respondí que dependía de la perspectiva, que desde mi punto de vista y según las cifras de Consar, la institución en la que me encontraba era la que mejor tasa de largo plazo pagaba en este momento, y le expliqué porque era importante vigilar los rendimientos de largo plazo y no estar tan pendientes de los de corto plazo.

Cambió la estrategia, me dijo que quizás en lo anterior tenía razón pero que lo que estaba mal era que mi Afore me generara pérdidas, que eso es lo que había hecho en los meses recientes.

Le comenté que con todo respeto la palabra que utilizaba no era la correcta, que nadie en el SAR, o muy pocos, tenían pérdidas, que lo que se había generado en muchas Afores eran minusvalías, no pérdidas, le expliqué nuevamente cual era la diferencia entre ambos conceptos.

Cuando terminé me dijo que yo estaba mal porque sí eran pérdidas ya que ese dinero nunca lo recuperaba; no podía creer lo que escuchaba, en ese momento pensé en lo mucho que se debe hacer para capacitar a los vendedores, si así están ellos ¿como estarán los demás?.

Le volví a explicar que sí se recuperaban las minusvalías, y le puse el ejemplo de lo que pasó en 2009, cuando hubo periodos prolongados de minusvalías, pero que al menos yo en lo personal había realizado el ejercicio y sí recuperé el dinero erosionado, hasta con creces.

Le expliqué incluso que en mi caso separé los rendimientos de las aportaciones que hizo en ese entonces la empresa donde laboraba, y observé con todo detalle cómo se recuperaron mis inversiones, es decir, superé las minusvalías.

Me dijo que no era así, que estaba equivocado ya que sí eran pérdidas y el dinero nunca se recuperaba, me insistió en que revisara bien la información que tenía.

Finalmente cedió y se despidió de mi, no sin antes aconsejarme que ya que estaba muy cerca del sistema entrara a la página de Consar y buscara el diccionario de términos, para que los leyera.

Voy a seguir su consejo, no me ofende ni mucho menos, nunca en la vida se deja de aprender. Ojalá podamos disfrutar siempre de asesores patrimoniales tan profesionales y con los amplios conocimientos como los que tiene el que me llamó. Pero, si pueden capacitarlos más, sería excelente; ya de paso quizás tampoco les caería mal reforzar los términos básicos del SAR.

PD: En unos años los traspasos serán parte medular del sistema, pero solamente tendrán éxito aquellas empresas y asesores (vendedores) que acepten el reto de prepararse para a su vez brindar la asesoría que se merece la sociedad mexicana. Nada más, pero nada menos.

One thought on “Me hablaron de Profuturo para cambiarme de Afore, pero…

  1. Hace poco me cambié a Profuturo y ya me arrepiento!!! si necesitas algo tienes que sacar cita y puede ser a más de dos meses, y si vas sin cita te tienen esperando horas y tal vez ni te atiendan porque solo dan preferencia a los que tienen cita, te tratan como si ni siquiera fueras un cliente de profuturo. Terrible!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.