Mayor longevidad aumenta número de adultos mayores dependientes, y costos

Anciana japonesa

La mayor longevidad que ha provocado el desarrollo de la ciencia, es un factor que incrementa necesariamente el número de adultos mayores dependientes, sobre todo en economías subdesarrolladas como la nuestra. También como consecuencia, se incrementan los costos para el país y la sociedad en general.

Lo anterior se deriva del estudio Expectativa de vida y edad de retiro en México y el mundo, elaborado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar). A continuación algunos de los aspectos más sobresalientes en este rubro.

La mayor supervivencia de las generaciones salientes ha provocado que la población dependiente (adultos mayores, en este caso) crezca en su proporción con respecto al tamaño de la fuerza laboral. La parte alta de la pirámide poblacional se ha ido ensanchando (i.e. existen cada vez más personas en las
edades avanzadas) y alcanzando nuevas alturas (i.e. se observan edades cada vez más avanzadas), dada la mayor supervivencia que presentan los adultos mayores pertenecientes a generaciones que nacieron a mediados del siglo XX.

Dados los avances médicos (sistemas de salud y tratamientos médicos) de las últimas décadas, es previsible que las siguientes generaciones de adultos mayores presenten una longevidad aún mayor, cuyo alcance resulta difícil de predecir. Aún más, la frontera científica continúa extendiéndose (e.g.
en el campo de la genética), por lo que resulta difícil pronosticar los incrementos adicionales de la longevidad humana. Si la edad que se utiliza para definir a una persona como dependiente (relacionada con la edad de retiro, generalmente) permanece constante, la razón de dependencia continuará creciendo por tiempo indefinido.

Los países que poseían una razón de dependencia de adultos mayores (población de 65 años o más, con respecto a población de 20-64 años) relativamente baja, entre ellos México, verán incrementarse drásticamente este indicador en las siguientes décadas.

Ejemplos extremos de cambios demográficos serán la India, China o Corea, quienes quintuplicarán su razón de dependencia, hasta alcanzar niveles del 50% en el 2040, derivado de un cambio radical en la fertilidad de su población observado a partir de los años 90’s (e.g. política de un solo hijo en China). Por su parte, países que hoy ya se encuentran en una etapa avanzada de envejecimiento y baja fertilidad, como es el caso de los países europeos desarrollados y Japón, seguirán experimentando un lento pero continuo incremento de su tasa de dependencia de adultos mayores, la cual podría superar el 60% en 2040, producto de una creciente longevidad de su población.

El envejecimiento poblacional representa un reto para la política pública en general y para los sistemas de pensiones en particular. El aumento de la longevidad, por sí sólo, prolonga el periodo en el que deben pagarse las pensiones y, por lo tanto, aumenta las exigencias financieras de los esquemas previsionales, ya sean de capitalización individual o de reparto. Sin embargo, el efecto que causa en cada uno de ellos es distinto.

La razón de dependencia resulta clave para definir el grado de sostenibilidad de un esquema pensionario de reparto –los sistemas que prevalecieron en México hasta las reformas afiliados IMSS 1995, ISSSTE 2007, RJP IMSS 2008, CFE 2008 y Pemex 2015- ya que, por lo general, experimenta dificultades financieras al ver reducida la proporción de los trabajadores activos que contribuyen al fondo, con respecto a la población pensionada, quienes representan cada vez una mayor carga para el sistema.

El incremento en la esperanza de vida sugeriría que para mantenerse solventes y poder seguir pagando pensiones en el tiempo, los beneficios deberían reducirse, las contribuciones elevarse o el periodo de actividad prolongarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.