Martes negro: Ford, Trump, Dólar, Protestas, Caos

Este 3 de enero es un auténtico martes negro para la economía, los mercados y la sociedad mexicana, uno de esos días que quedan registrados por mucho tiempo.

Desde el domingo iniciaron las manifestaciones en contra del aumento al precio de la gasolina, mismas que han escalado poco a poco, al grado de que este martes las protestas colapsaron varios puntos de la capital mexicana, especialmente la zona norte en el periférico, uno de los puntos vitales para la movilidad y conexión entre la capital y su zona conurbada.

El caos vial se ha extendido por varias horas, afectando a miles de automovilistas y generando uno de los mayores asentamientos de que se tenga memoria en los años recientes, algo que no ocurrió ni siquiera en el periodo de las festividades navideñas y de año nuevo.

Pero eso era solamente el inicio, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunciaba unas horas antes del mediodía que aplicaría “un gran impuesto” a la armadora de vehículos General Motors, por vender en ese país uno de sus modelos fabricado en México con bajos costos.

Minutos después la otra armadora icónica de Estados Unidos, Ford Motor Company, hizo un anuncio que es devastador para la economía mexicana y especialmente para estados como San Luis Potosí, canceló el plan de expansión e inversión en México, que incluía inyección de capital por hasta mil 600 millones de dólares para la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí.

Con el anuncio, se perderán o se dejarán de crear alrededor de 2 mil empleos directos y muchísimos más indirectos, probablemente el daño sea entre 10 mil y hasta 20 mil empleos menos.

Lo anterior, sin considerar algunas medidas que pueda tomar la propia General Motors, ante las intensas presiones del presidente electo Donald Trump.

Por si algo faltaba, el anuncio de Ford impactó directamente al peso, que en se desplomó ante el dólar, con lo que la moneda estadounidense registró otro cierre histórico.

La cotización del tipo de cambio se ubicó en 21.05 pesos por dólar, mientras que en las ventanillas bancarias se elevó hasta 21.50 pesos.

Este martes la crisis por el aumento al precio de la gasolina se ha combinado con los primeros efectos de las medidas que desde su campaña anunciara el ya presidente electo Donald Trump, configurando un día de muy malas noticias para el país, y generando con ello una escalada que no parece detenerse.

Eso, sin considerar que en realidad en la primera semana de enero la actividad del país está a medias, toda vez que todavía no hay clases en la mayoría de las escuelas y muchas empresas siguen con sus empleados de vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *