Los trastornos depresivos pueden pasar de padres a hijos

Es sabido que la depresión infantil obedece a diversos factores (genético, psiquiátrico, psicológico, social), sin embargo los menores que tienen un núcleo familiar con tendencia hacia la depresión, pueden estar predispuestos a padecerla desde muy temprana edad y serán candidatos a ser adultos con depresión crónica: «Cuando los psicólogos realizamos la historia clínica de los pacientes con depresión infantil, descubrimos que casi siempre la madre o el padre o ambos también padecen el trastorno. Sabemos entonces que el comportamiento del niño se presenta por una reacción de lo que vive en su entorno familiar. Se trata de una conducta aprendida, en casi la mitad de los casos», sostuvo la Dra. Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

La especialista explicó que otro factor que lleva a los menores a padecer depresión es el maltrato al que son expuestos, física pero sobre todo emocional: «Los papás con depresión suelen estar irritables y pueden agredir a sus hijos de diversas formas. Además tienen una autoestima muy baja y por ello exponen de forma reiterada a los menores a mensajes negativos e incluso catastróficos. Entonces los niños, que perciben el mundo con los ojos de sus padres, comienzan a desarrollar desde muy pequeños una visión pesimista del mundo, lo cual puede conllevar a la depresión», dijo.

La Dra. Sotelo Arias precisó que otro factor de riesgo para los niños es que los padres con depresión suelen tener adicciones; es decir, consumen alcohol en exceso, ingieren drogas o padecen conductas compulsivas: trabajan en exceso o simple y sencillamente se tiran a la hamaca de forma permanente. «Si estas conductas se presentan de forma reiterada en alguno de los padres de familia es indispensable acudir a una terapia psicológica. En el caso de los menores, si ya padecen signos claros de depresión, es fundamental tener una intervención con una terapia psicológica preventiva», dijo.

CEEPI dio a conocer algunos rasgos depresivos en adultos:
Actitud pesimista.
Desinterés.
Son chantajistas con los hijos.
Pierden oportunidades.
No trabajan, se vuelven pasivos.
Toman decisiones erróneas.
Devalúan o no reconocen los logros de otras personas: hijos, cónyuges, amistades.
Tiene adicciones.

Características de los niños con depresión:
Estado de ánimo irritable y poco tolerante.
Pérdida de interés de lo que antes disfrutaba y desesperanza.
Cambio en hábitos alimenticios y alteraciones del sueño (duerme mucho o padece insomnio)
Baja de energía: son pasivos, están cansados, siempre están aburridos.
Deterioro de la concentración.
Malas calificaciones.
Pensamiento suicidas y catastróficos.

La Dra. Claudia Sotelo Arias reiteró que la depresión infantil debe tomarse con seriedad. «Es indispensable actuar de inmediato para no llegar a escenarios extremos. Es fundamental determinar las causas de la depresión con el objeto solucionar el problema tanto en los niños, como en adultos», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.