Los rendimientos reales negativos serán distintivo del primer semestre del año

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

La tasa de inflación en la economía mexicana no va a ceder en el corto plazo; los ajustes en precios fueron demasiado violentos y no se detendrán de la noche a la mañana.

Hace algunos años se decía que quizás la cuesta de enero ya habría que cambiarla por una que incluyera también a febrero, ahora ya se habla de que dicho fenómeno abarcará los tres primeros meses del año y que podría extenderse más.

En 2017 eso es válido, no hay persona que no se queje de las alzas en precios si logra entablar plática con ella en el mercado o algún centro comercial, lo cual es el primer gran reto considerando la desconfianza natural fomentada por el entorno hostil en el que nos desenvolvemos.

Así, con este panorama, no es sorprendente que las tasas de rendimiento tiendan a tornarse negativas en términos reales, no en todos lo casos pero sí en varios.

Por ejemplo, en los activos que administra el llamado Fondo Básico 1 de las Siefores, aquel en el que están los recursos de las personas cercanas al retiro.

Una persona con tan poco que ganar, resulta que más bien tiende a perder en su fondo de ahorro, raquítico de por sí para la mayoría de los casos.

La mala noticia es que las tasas reales negativas van a perdurar por un tiempo prolongado, quizás todo el primer semestre de este aciago 2017, y en una de esas más allá.

El tope a la expectativa de inflación en el país se ubica en niveles de 5.5 por ciento, la tasa de febrero quedó en 4.86 por ciento, es decir, todavía hay margen por avanzar en materia de aumento de precios.

Con una tasa de inflación superior al 5 por ciento, los rendimientos nominales de las inversiones deben estar cuando menos en niveles de 8 por ciento, de lo contrario el crecimiento de los precios es el que estará ganando la carrera.

El promedio de las tasas de rendimiento en el llamado fondo básico se ubicó en 4.57 por ciento durante febrero, estamos en un problema inmediato.

Pero no solamente son los fondos de pensiones, muchas más opciones de inversión pueden deteriorarse; este incremento de la inflación no la observábamos en varios años, por lo tanto nos enfrentamos a un fenómeno difícil de predecir.

Lo que sí es un hecho es que los rendimientos reales negativos los podríamos observar por un periodo de tiempo prologado, y serán distintivos de este primer semestre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *