Los temas y riesgos que darán forma a los mercados en 2017

Cada año, los estrategas y gestores de BlackRock se reúnen para discutir las perspectivas para los próximos 12 meses. Lo más importante de nuestras discusiones de este año: Creemos que tres grandes temas -y algunos riesgos clave- están listos para dar forma a los mercados en 2017, como escribimos en nuestra nueva Perspectiva de Inversión Global 2017.

Tema 1: Reflación

Esperamos que la reflación liderada por Estados Unidos -con crecimiento nominal, de los salarios y la inflación- se acelere.

Las curvas de rendimiento en todo el mundo pueden recalibrarse para reflejar esta dinámica «reflacionaria», y vemos curvas de rendimiento más pronunciadas y mayores rendimientos a largo plazo durante 2017. Creemos que los bajos rendimientos de los bonos han tocado fondo, a excepción de algún gran choque.

El aumento de las curvas de rendimiento sugiere que los inversionistas deberían considerar la posibilidad de moverse hacia bonos de menor duración que sean menos sensibles al alza de las tasas.

Las expectativas de reflación global también están impulsando una rotación dentro de las acciones.

Las acciones similares a la renta fija, como las de las empresas de servicios públicos, tuvieron un mal comportamiento durante la segunda mitad de 2016.

Los bancos mundiales, junto con otras acciones value, por el contrario, superaron e mercado por la expectativa de que las curvas de rendimiento más pronunciadas aumenten sus márgenes netos de interés. Vemos que esta tendencia seguirá avanzando en el mediano plazo, aunque con el potencial de retrocesos a corto plazo.

Podríamos ver a los beneficiarios del entorno de bajas tasas después de la crisis, como los proxies de bonos y las acciones de baja volatilidad, con un rendimiento inferior.

Vemos a los productores de dividendos -las empresas con flujo de efectivo libre sostenible y la capacidad de aumentar sus pagos a lo largo del tiempo- como los más resistentes en un entorno de tasas crecientes. Nuestra investigación sugiere que tienen un buen desempeño cuando la inflación impulsa las tasas arriba.

Tema 2: Bajos retornos

Vemos cambios estructurales en la economía global: el envejecimiento de las poblaciones, la debilidad de la productividad y el exceso de ahorro, lo que limita el crecimiento y los aumentos de tasas.

Tasas aún bajas y una relativamente moderada tendencia de crecimiento económico están afectando los posibles beneficios de los activos, especialmente los de los bonos del gobierno.

Esta es una de las razones por las que creemos que los inversionistas deben tener una mentalidad global y considerar la posibilidad de avanzar más en el espectro de riesgo en renta variable, crédito y clases de activos alternativos.

Los inversionistas estadounidenses deberían considerar poseer más acciones no estadounidenses y activos de mercados emergentes (EM) en un horizonte de tiempo de cinco años mientras se reduce la exposición a los bonos del gobierno, sugiere nuestro trabajo.

Tema 3: Dispersión

La brecha entre los ganadores y los perdedores en el mercado de valores es probable que se amplíe de los niveles deprimidos de los últimos años mientras se pasa de la política monetaria a la política fiscal.

Bajo una extraordinaria relajación monetaria durante los años posteriores a la crisis, una marea creciente levantó todos los barcos. Por el contrario, los cambios fiscales y normativos favorecen a algunos sectores a expensas de otros.

La dispersión de los rendimientos semanales de las acciones del S&P 500 -la brecha entre el cuartil superior y el inferior- alcanzó recientemente su nivel más alto desde 2008. Es probable que otros mercados reflejen la tendencia de Estados Unidos cuando los principales bancos centrales se aproximen a los límites de la flexibilización monetaria.

La creciente dispersión de los precios de los activos crea oportunidades para la selección de valores. Sin embargo, el riesgo de repentinos cambios bruscos en el liderazgo sectorial pone de manifiesto la necesidad de ser ágil y también mantenerse enfocado en objetivos a largo plazo.

Al mismo tiempo, estamos viendo un cambio de régimen en las correlaciones entre activos que desafía la diversificación tradicional.

Las relaciones que por largo tiempo se dieron entre las clases de activos parecen estar desmoronándose, ya que los crecientes rendimientos han llevado a una sacudida a través de las clases de activos. Los precios de los bonos ya no se mueven de manera fiable en la dirección opuesta a los precios de las acciones.

Del mismo modo, los pares de activos que históricamente se han movido juntos – como las acciones estadounidenses y el petróleo, por ejemplo- se han vuelto menos correlacionados. Esto significa que los métodos tradicionales de diversificación de cartera, que utilizan correlaciones históricas y rentabilidades para obtener una combinación óptima de activos, pueden ser menos eficaces.

Los bonos siguen siendo útiles para los movimientos del mercado de «risk-off», creemos. Sin embargo, vemos un papel cada vez mayor para las acciones, los factores de estilo y las alternativas, como los mercados privados en la diversificación de la cartera.

Principales riesgos

2017 está plagado de riesgos políticos y de política que tienen el potencial de agitar acuerdos económicos y de seguridad preestablecidos.

Hay incertidumbre acerca de la agenda del Presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, su implementación y el calendario. El Reino Unido ha prometido su salida de la Unión Europea (UE) a finales de marzo, mientras que las elecciones en Holanda, Francia y Alemania demostrarán hasta qué punto las fuerzas populistas hostiles a la UE y el euro están ganando terreno.

Al mismo tiempo, las expectativas para que la Reserva Federal acelere el ritmo de aumento de las tasas está creciendo, y el Partido Comunista de China celebrará su 19 Congreso Nacional, en el que se espera la consolidación del poder de Xi.

Las salidas de capitales de China y el descenso del yuan también son preocupantes, ya que la subida del dólar estadounidense a niveles casi récord aumenta el riesgo de condiciones financieras mundiales más estrictas.

Las ganancias rápidas del dólar tienden a causar la depreciación de las monedas de los ME, aplican presión a la baja en los precios de las materias primas e incrementan el riesgo de mayores salidas de capitales de China.

Para obtener más información sobre estos temas y riesgos, así como una perspectiva detallada de la deuda soberana, el crédito y los mercados de renta variable, puede leer la Perspectiva global de inversiones 2017 en el siguiente link:

https://www.blackrock.com/investing/insights/investment-outlook

Por: THE BLACKROCK INVESTMENT INSTITUTE, Richard Turnill

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.