Los hábitos saludables son clave para prevenir la insuficiencia renal

La Insuficiencia Renal es la afección principal en los riñones que consiste en la pérdida progresiva, permanente o irreversible de las funciones renales.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que hay más de 500 millones de personas con enfermedades renales a nivel mundial, de las cuales 75 millones se encuentran en etapas críticas. En lo que respecta a México, hay más de 9.5 millones de personas con enfermedades renales, convirtiendo este padecimiento en la 5ta causa de muerte en el país.

GNP Seguros reporta que tan sólo en 2016 atendió cerca de 4 mil casos de enfermedades renales, 53% de los cuales corresponden a hombres y 47% a mujeres. En lo que respecta a los costos de atención de este padecimiento, la insuficiencia renal crónica es un padecimiento de alto impacto para la salud y financiero para las familias, 25% de los casos que GNP atendió en 2016, generaron un costo mayor a los 500 mil pesos, así como se han presentado casos con un costo mayor a los 5 millones de pesos en sus primeros dos años de atención.

“Las enfermedades renales pueden presentarse en cualquier edad, en GNP el 5% de los casos atendidos en 2016 correspondieron a niños de 0 a 15 años de edad, así mismo, en edades de 15 a 30 años se presentaron 13% de casos.

La edad en la que se presentó la mayor incidencia de insuficiencia renal, en hombres y mujeres fue de 40 y 39 años respectivamente. Es fundamental sensibilizar a la población en general sobre la importancia del cuidado de su salud y hábitos saludables desde temprana edad, lo que es fundamental para disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas degenerativas” mencionó el Dr. Alejandro Chías, subdirector médico de GNP Seguros.

La Insuficiencia Renal se deriva principalmente de enfermedades crónico-degenerativas y no controladas, como: Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial, Enfermedades inflamatorias como la nefritis, Lupus, Trastornos de la circulación sanguínea, entre otros.

Aunque también se identifican otras condiciones médicas importantes que pueden contribuir al desarrollo de la afección renal, como la obesidad, altos niveles de colesterol, automedicación, ingesta de sustancias tóxicas e incluso como complicación tras una cirugía, por ello que es indispensable que ante cualquiera de estos padecimientos se reciba atención médica inmediata y un seguimiento puntual a los tratamientos establecidos.

Los pacientes con diagnóstico de enfermedades renales en etapa avanzada requieren un trasplante de riñón para poder salvar o mejorar su calidad de vida. En México existen más de 19 mil personas en espera de una donación de órgano de las cuales  58% están en espera de un riñón.

En cuanto a los costos que representan los cuidados para los pacientes de insuficiencia renal crónica, en el caso de la hemodiálisis en el sector público son de cerca de 160 mil pesos anuales y en el sector privado es de 168 mil pesos aproximadamente; para los trasplantes el costo en el sector público es entre 200 mil  y 250 mil pesos, en tanto que en el sector privado es entre 500 mil y 600 mil pesos, de acuerdo con las cifras de la Fundación Mexicana del Riñón (FMR).

Se estima que de los 9 millones de personas con este padecimiento, al menos 3 millones no cuentan con atención médica por falta de Seguridad Social.

El Seguro de Gastos Médicos Mayores es una herramienta clave en el tratamiento de enfermedades crónico – degenerativas como la insuficiencia renal ya que permite a los asegurados contar con atención médica de calidad, dar seguimiento puntual a los tratamientos requeridos de acuerdo a su padecimiento y contar con un respaldo financiero que permita hacer frente a los gastos necesarios, permitiendo que los pacientes se enfoquen en su recuperación más que en la preocupación del costo de su enfermedad.

“En GNP promovemos medidas que pueden disminuir el riesgo de padecimientos renales, como: reducir el consumo de sal, evitar ingesta excesiva de grasas animales y saturadas, evitar la ingesta de alcohol y tabaco, llevar una alimentación saludable y balanceada, realizar actividad física constante, moderar el consumo de medicamentos antinflamatorios y evitar automedicación así como realizar estudios de control sobre tensión arterial y niveles de glucosa, así como un chequeo general por lo menos una vez al año”, finalizó el Dr. Alejandro Chías, subdirector Médico de GNP Seguros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *