Lo bueno y lo malo del cambio demográfico en México

Población por grupos de edad

El cambio demográfico en México nos dará varias sorpresas los próximos años, debido sobre todo al aumento en la población, mismo que determina una mayor diversidad en la tendencia por edades.

Este cambio demográfico determinará muchas cosas en el país durante las siguientes décadas, desde patrones de consumo hasta, por supuesto, lo que suceda en el mundo de las pensiones, aquí te dejamos algunas de las cosas positivas y negativas que podrían presentarse con el paso de los años.

Lo bueno

  • La evolución esperada de la población, según grupos de edad, muestra que los habitantes en edad de laborar (15 a 64 años de edad) mantendrán una elevada proporción.
  • La PEA en México crecerá vigorosamente como resultado del dinamismo de la población en edad de trabajar (15-64 años) y del incremento de los adultos mayores en el mercado laboral.
  • El potencial productivo de la economía será mayor.
  • Mientras en 1980 la población femenina representaba el 26% de la PEA, se proyecta que en 2050 alcance el 47%.
  • La mayor incorporación de las mujeres al mercado laboral representa una buena noticia desde el punto de vista de las pensiones, ya que una proporción mayor estará en mejores condiciones de ahorrar para su futuro.
  • Las mujeres tienen una esperanza de vida mayor que los hombres.

Lo malo

  • La población mayor de 60 años en México pasó de 5.4% en 1950 a 9.6% en 2015 y se espera que en 2050 alcance 23%.
  • En las próximas décadas habrá una caída pronunciada de los menores de 15 años y un incremento sin precedentes de la población de 65 años y más.
  • Debido al punto anterior, el país deberá ser capaz de generar suficientes empleos para atender la demanda creciente, incluyendo la de los adultos mayores que deseen o requieran seguir trabajando.
  • Las mujeres permanecen menos tiempo en la formalidad y con frecuencia interrumpen sus carreras laborales por embarazo, matrimonio o crianza de los hijos. Ello hace que coticen menos tiempo para sus pensiones (menores densidades de cotización).
  • Dado lo anterior, los saldos acumulados en sus cuentas individuales podrían ser pequeños y podrían tener dificultades para completar el tiempo requerido para tener derecho a una pensión.
  • Las carreras salariales de las mujeres son más precarias que las de los hombres. Se estima que únicamente por el efecto de obtener salarios más altos, el monto previsional acumulado al retiro de los hombres sería 14% mayor que el de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *