Las redes sociales fracasaron en el gasolinazo, ¿lo permitirán los Millennials?

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Todo lo que existe en un país lo construye la sociedad, sus redes sociales no son la excepción; en la primera gran prueba de fuego para ellas en México, han fracasado rotundamente.

Llenas de memes que nos hacen reír pero no aportan más, ocupadas muchas veces en fenómenos que, a decir de “expertos”, las hace “vibrar”, y que se diluyen de la misma forma en la que aparecieron, las redes sociales deberían jugar un papel diferente, de impulso al beneficio de la sociedad, por desgracia estamos a años luz.

Dicen que los rumores de los días recientes en las redes sociales fueron esparcidos por el PRI-Gobierno para inyectar miedo y/o pánico, podría ser, hay una historia detrás por más que traten de negarla.

Dicen que las redes sociales están llenas de peñabots, que se encargan de tratar de remendar la maltrecha imagen del cada vez más desprestigiado inquilino de Los Pinos, podría ser.

Dicen que las redes sociales están llenas de pejebots, que tratan de llevar agua al molino del que intentará por tercera ocasión en 2018 llegar a la presidencia, para, dice él, llenar al país de honestidad y honradez, ja.

Dicen muchas cosas, lo cierto es que las redes sociales deberían ser eso precisamente, el reflejo de la sociedad en pleno, mucho me temo que en México no han evolucionado más allá de ser redes cibernéticas.

El gasolinazo era el momento histórico, y todo indica que ya lo dejaron pasar; llenas de rumores, calumnias o en el mejor de los casos información falsa, las redes sociales mexicanas han fracasado.

En otras sociedades supuestamente menos libres que la nuestra detonaron la primavera árabe, en otras más adelantadas y con una historia de conciencia social previa impulsaron la salida de un país de una comunidad económica, en otros han puesto en aprietos incluso a los casi intocables soberanos, y en muchos más se movilizan para impulsar cambios, ya no son necesarias megamarchas.

Si como se dice, las redes sociales mexicanas han sido tomadas por los políticos, estamos en el peor de los mundos. Ahora los mexicanos no solamente no estamos representados en ninguna de las dos cámaras del congreso, sino que ni siquiera tenemos representación en las redes sociales.

Lamentable el fracaso, pero la sociedad lo ha permitido. Redes sociales que en realidad solamente son redes cibernéticas, nos dicen que la sociedad mexicana no ha evolucionado, que seguirá engañada y manipulada por sus gobernantes y/o por todo tipo de intereses ajenos al bien común.

Millennials, ¿van a dejar que eso suceda? Recuerden que en la vida se puede ser cómplice por acción…y también por omisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *