Las Afores deben profundizar sus tareas de asesoría y atención al público

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Estamos en un periodo de “vacas flacas” en términos de rendimientos para los trabajadores que tienen cuentas individuales en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), administradas por las Afores.

Pero, en el mundo de las inversiones, actividad a la que finalmente se destinan los miles de millones de pesos que tenemos acumulados los trabajadores mexicanos en las Afores, siempre existen múltiples oportunidades.

La autoridad dio un gran paso hace unos meses al flexibilizar el esquema de inversiones y permitir que los trabajadores eligieran no solamente la Afore que querían que les administrara su dinero, sino también que pudieran decidir en qué tipo de fondo (siefore) querían que se invirtieran sus recursos.

Como sabemos, los recursos de los trabajadores son asignados de acuerdo al perfil de la edad, con más exposición al riesgo para los más jóvenes, y más conservadores para quienes se acercan al retiro. Pero los propios trabajadores pueden elegir cambiar de fondo si acaso desean tomar mayor riesgo a cambio de probables incrementos en sus rendimientos.

Lamentablemente no estamos en un país en el que la cultura financiera sea distintivo, mucha gente no sabe siquiera qué es un fondo de inversión. Por lo tanto, los que sí saben están en la obligación de asesorar a quienes lo necesiten, sobre todo si de eso viven, a eso se dedican y tienen incluso un mandato.

Desde mi perspectiva veo que las Afores tienen mucho trabajo por hacer al respecto, necesitan profundizar sus tareas de asesoría para el público. Justamente estamos en el momento en el que las Afores podrían explotar ese conocimiento que se acumula en sus agentes, vendedores, asesores, ejecutivos y directivos, para que a los trabajadores les vaya mejor, tengan mejores rendimientos.

Es el momento de que las Afores retomen un poco de su esencia, toda vez que son entidades orientadas no solamente a captar recursos de los trabajadores e invertirlos, antes de lo anterior está su tarea de brindar servicios de asesoría para que los trabajadores tomen su mejor decisión, y que en consecuencia la expectativa de pensiones mejore.

Ojalá los capitanes de las Afores entiendan el momento que vive la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.