Informe especial: Seguro por desempleo se consolida como el “salvavidas” de los trabajadores

El seguro por desempleo se ha consolidado entre los trabajadores mexicanos como el “salvavidas” al que acuden se quedan sin trabajo, y reúnen los requisitos para recibir dicha ayuda.

La tendencia de los retiros parciales que los trabajadores mexicanos hacen de la subcuenta correspondiente para recibir el pago por concepto de desempleo, es sintomático, según se desprende de las cifras oficiales publicadas por la Consar.

La demanda de recursos se incrementó a partir del año 2009, cuando la crisis del momento provocó una oleada de desempleados que tuvieron que acudir a este tipo de ayuda. En aquel entonces el aumento en la demanda de liquidez por concepto de desempleo se disparó 174 por ciento, la tasa más alta desde que se tienen registros.

Sin embargo, la cifra más elevada de pago por seguro de desempleo que han liquidado las Afores corresponde al año 2014, cuando se demandaron y pagaron un total de 9 mil 863.6 millones de pesos, desde entonces el monto anual no rebasa los 9 mil millones.

El seguro por desempleo, con cargo a las cuentas de ahorro de los trabajadores mexicanos, empezó su vigencia con el inicio del presente siglo, antes no existía dicho mecanismo y quienes perdían su trabajo quedaban totalmente desamparados. En el año 2000 apenas se registró un total de 16.1 millones de pesos pagados por dicho concepto, muy lejos de las cifras actuales.

El repunte de los montos pagados obedece no solamente al aumento del desempleo, que está en línea con una mayor oferta laboral y un notable incremento en la rotación de puestos de trabajo. También tiene que ver con la evolución de la regulación que poco a poco fue generando las condiciones para que los trabajadores mexicanos pudieran disfrutar de dicho beneficio.

Las dos modalidades para el cobro del seguro por desempleo

El seguro por desempleo es un trámite mediante el cual el trabajador puede hacer un retiro parcial de su cuenta individual por situación de desempleo que, según la modalidad que aplique, puede ser equivalente a:
1) Modalidad A: 30 días de su último Salario Base de Cotización con un límite de 10 veces el salario mínimo mensual que rija en la Ciudad de México.
2) Modalidad B: Lo que resulte menor entre 90 días del Salario Base de Cotización del trabajador en las últimas 250 semanas o las que tuviere y el 11.5 % de los recursos acumulados en la subcuenta de Retiro, Cesantía en edad avanzada y Vejez (RCV).

Los requisitos que deben cubrir los trabajadores

  • Tener al menos 46 días en situación de desempleo.
  • Tener una cuenta individual registrada en una AFORE.
  • No haber ejercido este derecho durante los 5 años anteriores al trámite.
  • Contar con con un Expediente de Identificación del Trabajador actualizado que será generado por la AFORE con información del trabajador, su identificación oficial y su comprobante de domicilio (véase “Generación de Expediente de Identificación del Trabajador”).
  • Para ejercer la Modalidad A, el trabajador deberá tener una cuenta individual con al menos tres años de haber sido abierta y un mínimo de doce bimestres de cotización acreditados en dicha cuenta.
  • Para ejercer la Modalidad B, el trabajador deberá tener una cuenta individual con 5 años o más de haber sido aperturada.

El seguro por desempleo es un logro de los trabajadores, quienes con el ahorro y esfuerzo de muchos años han logrado consolidar dicho beneficio; es este ahorro el que protege en cierta forma a quien tiene la desgracia de caer en las garras del desempleo, esa condición que impacta sobremanera en las finanzas personales y familiares, por más que el discurso oficial diga lo contrario y que las cifras gubernamentales señalen que este es el sexenio del empleo. Efectivamente, es el sexenio del empleo…mal pagado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *