Informe Especial: Pese al adelanto de la ciencia se disparan las defunciones generales en el país, durante este siglo

Los adelantos científicos cada vez nos maravillan más, estamos en una de las grandes eras de la ciencia y lo que nos depara el futuro nadie lo sabe. Se calcula que dichos adelantos científicos son y serán la variable que permitirá el aumento de la expectativa de vida en los seres humanos durante las próximas décadas.

Sin embargo, las estadísticas en México demuestran un importante crecimiento en el número de defunciones generales, lo que contrasta con las políticas de prevención de enfermedades y de aumento en la expectativa de vida de la población en general. Son datos que contrastan y que ponen el tema en la mesa de debates.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), las defunciones totales en el país durante 2015 (el último año con datos oficiales), llegaron a 655 mil 688, de hecho una cifra sin precedentes en este tipo de estadísticas.

Pero no solamente llama la atención el monto total de defunciones generales en el país, sino sus variaciones. A inicios del siglo este número se ubicaba en 437 mil 667, lo que significa que 15 años después se registraron 218 mil 21 muertes más, lo que equivale a una tasa de 49.81 por ciento; es decir, las muertes en este país han crecido casi 50 por ciento desde que inició el siglo.

Entre la última década del siglo pasado y principios de este el aumento en el número de defunciones generales se incrementó en 14 mil 864, igual a una tasa de 3.51 por ciento, así de abismal es la cifra de incrementos en las defunciones generales en estos primeros 15 años del siglo 21.

Pese a ser menos en lo que respecta a la población total, los hombres mueren más que las mujeres; en 2015 fallecieron 363 mil 732 personas del género masculino, contra 291 mil 637 correspondiente al femenino.

Es muy posible que las elevadas cifras de mortandad, y especialmente las correspondientes a los hombres, tengan que ver con el aumento en los niveles de violencia, que también se han disparado en los últimos años, concretamente en la última década.

Sin embargo, las defunciones generan una serie de gastos asociados para los cuales muchas veces la gente no se encuentra preparada, y también faltan estadísticas relacionadas con el número de muertes por estrato social.

Lo que también es un hecho es que con el crecimiento de la población, lógicamente las defunciones se incrementan, no es lo mismo hacer estadísticas con una base inferior en varios millones, tal como sucedió años atrás. No obstante, el aumento de las defunciones sigue siendo elevado, muy elevado para los niveles de bienestar que se espera alcance la población mexicana en las próximas décadas, sobre todo porque las tasas de crecimiento corren el riesgo de crecer a dale dígito año con año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *