Informe especial: Criticamos a las Afores, pero no queremos aprender más

Javier Santibañez Peña es un chico que cursa el primer año de su carrera universitaria, como todos los de su edad, está lleno de planes y proyectos: estudiar una maestría, estudiar en el extranjero, irse a vivir solo, viajar, comprarse un automóvil y hasta poner su propia empresa, estos son algunos de sus sueños.

Sin embargo, igual que muchos jóvenes, los temas de ahorro para el retiro no son de su interés, manifiesta una marcada apatía.

Al preguntarle si había escuchado sobre las Afores y qué pensaba de ellas, el jóven universitario contestó que se había enterado que las Afores eran empresas que se robaban el dinero de los trabajadores, que pagaban pocos o nada de intereses y que no servían de mucho.

Como él, muchos piensan lo mismo, lamentablemente las Afores tampoco han hecho los esfuerzos necesarios para contrarrestar dicha percepción vigente entre una parte importante de la población.

Pero, en el otro lado de la balanza la actitud es similar, al cuestionar a Javier sobre su percepción y mencionarle que en las Afores no todo es como se dice y que el sistema de ahorro para el retiro tiene muchas virtudes, la respuesta fue contundente, no le interesa por el momento conocer esas virtudes, y no le interesa aprender más sobre las Afores.

Al señalarle que estaba en juego su futuro si no se preocupaba por temas como el retiro laboral, hizo un esfuerzo importante por no reírse y me dijo que él es muy joven, y más que preocuparse por su retiro laboral tiene que preocuparse por encontrar trabajo y hacer una vida profesional plena.

Otros amigos que estaban a su lado lo secundaron, al menos en ese grupo de universitarios los temas del retiro laboral son tan lejanos que no importan.

Pero no solamente son los universitarios, en México existe un amplio grupo de la población que no está de acuerdo con las Afores, ni con el sistema de ahorro para el retiro, pero que lamentablemente no hace mucho por estudiar y aprender más para contar con elementos que les permitan tomar mejores decisiones.

Es un mal que afecta ahora y en el futuro, trabajadores que dicen que las Afores los roban, pero que no se preocupan para aprender para que, en caso de que sea cierto, impedir ese “saqueo”.

La historia no es nueva, México es un país con muy baja cultura financiera, ese mal junto con una marcada desigualdad, permiten que más de 40 por ciento de la población no tenga acceso a servicios bancarios, y cuando los tiene son malos y caros.

Criticamos al sistema financiero mexicano en su conjunto, señalamos que los bancos cobran mucho por los créditos, lo cuál es cierto, que no le prestan a mucha gente, que la bolsa de valores solamente es para los millonarios, que las Afores roban a los trabajadores, que las tasas para inversiones son muy bajas, etcétera.

Sin embargo, los temas financieros son poco explorados, o se minimizan en el mejor de los casos, sin darse cuenta que impactan sobremanera en la vida diaria, y también en el futuro.

La actitud crítica no es lo reprochable, porque todos tenemos el derecho de hacerlo, pero al mismo tiempo tenemos que preocuparnos por obtener mayor conocimiento para evitar que sigan los abusos en caso de que los haya, o bien para tomar el control de nuestro patrimonio; lamentablemente pocos mexicanos lo consideran así, un amplio porcentaje se queja y se queja, pero no hace nada por cambiar su realidad.

Así, ¿a dónde vamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.