Informe especial: 6.5%, igual a una generación de viejos pobres

México tiene una de las tasas de aportación más bajas del mundo por parte de los trabajadores que canalizan recursos a sus cuentas individuales de ahorro para el retiro. Es tan bajo dicho índice que lo único a lo que nos llevará es a una generación de viejos pobres, sin futuro, con estrecheces económicas y una considerable carga para los sistemas nacionales de salud.

Las cifras son irrefutables, con una tasa de aportación de apenas 6.5 por ciento para quienes cotizan al IMSS, y de 11.5 por ciento para los trabajadores que cotizan al ISSSTE, no hay quien pueda tener una pensión digna, al menos no para aquellos que ganan el promedio salarial del país, de entre 5 mil y 10 mil pesos mensuales, que son un amplio porcentaje de trabajadores en este país.

Según cálculos oficiales, la tasa de reemplazo en México, equivalente al porcentaje del salario que recibirán los trabajadores al momento de su retiro, se ubica actualmente en 46 por ciento. Pero otras proyecciones señalan incluso que dicho referente es muy optimista, ya que consideran que esa tasa está en menos de 40 por ciento. Cualquiera que sea la realidad, lo cierto es que los salarios pensionarios son y serán demasiado bajos. Si bien es cierto que los gastos de las personas bajan con la edad, también es cierto que se incrementan en otros rubros, especialmente en los relacionados con la salud.

Los Millennials, factor de preocupación

Si las cosas son complicadas para quienes se pensionarán en los años inmediatos, más todavía existen factores de preocupación para las generaciones que vienen detrás, especialmente para los Millennials. El problema de ésta generación es que a diferencia d sus antecesores, ellos tendrán que pagarse su propia pensión, con los recursos que ahorren durante toda su vida. Ahí entra nuevamente la famosa tasa de aportación de 6.5 por ciento, a todas luces insuficiente para lograr un monto digno que lleve a una pensión en el mismo sentido.

Si la tasa de aportación es un factor en contra para la generación Millennial, existen otros factores que igualmente golpean sus expectativas para el retiro. Uno de ellos es la inestabilidad laboral que ahora caracterizan a esas generaciones y al mundo laboral en general; otro factor es la baja disposición al ahorro, que se trata de estimular en los años recientes, pero no es todavía suficiente.

Los Millennials serán la primera generación que verán en su vejez un sistema pensionario diferente al actual, pero para ello deben prepararse, y la única opción por el momento es aumentar sus estándares de ahorro individual y voluntario, revisar la tasa de aportación es un punto muy difícil de cristalizar por el momento. En unas décadas la generación Millennial se enfrentará al mayor reto de su vida, irónicamente ellos no lo saben y piensan que su mayor reto es el de ser más independientes respecto a sus padres, o consolidarse como la generación de la revolución tecnológica.

Ahorro voluntario, una de las pocas opciones

En este contexto, es el ahorro voluntario una de las pocas, o quizás la única opción que queda en estos momentos, y lo es no solamente por sus efectos inmediatos, sino porque los tiempos legislativos no consideran la urgencia de un incremento en la tasa de aportación, y ya ni decir de los tiempos políticos.

Si el ahorro voluntario no se consolida e incrementa, las pensiones no tienen mucha posibilidad de mejorar. Los tiempos políticos hacen imposible que al menos en los próximos dos años se revise el problema de la tasa de aportación, la más baja de los países miembros de la OCDE. En estos momentos no hay partido político, candidato o precandidato presidencial que quiera tomar la bandera del aumento en las cuotas que aportan los trabajadores mexicanos, y que servirían para una generación de mexicanos con menos problemas económicos en su vejez.

El costo político es inmenso para ellos, por lo tanto difícilmente ajustarán esa tasa, no veremos un aumento en las aportaciones obligatorias al menos hasta el siguiente sexenio, pero sin que haya posibilidad de que sea algo concreto.

Viejos pobres, ojalá no

Ojalá no se concrete la expectativa, pero la única manera de evitarlo es con un aumento de la tasa de aportación obligatoria que hacen los trabajadores afiliados al IMSS y al ISSSTE, sabemos que no hay más opciones, por mucho que se haga. Así, hasta el momento la tasa de aportación de 6.5 por ciento es igual a una generación de viejos pobres, ojalá no.

One thought on “Informe especial: 6.5%, igual a una generación de viejos pobres

  1. Que forma de dañar la vida futura de los trabajadores que hacen posible la riqueza de la burguesía. En complicidad con el gobierno que representa el poder.
    El futuro de nuestros hermanos hijos y nietos sera fatal. Y sin derecho a vivir una vida digna después de tantos años de trabajó como profesionales.
    Despertemos y de verdad tomemos acciones contra este mal llamado gobierno de México que solo nos causa dañó y vergüenza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.