Gané 2.17% más con mi cambio de Siefore, que no de Afore

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Como saben, en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), está permitido cambiarse de Siefore, dentro de la misma Afore. Es decir, podemos cambiarnos de Sociedad de Inversión sin necesidad de abandonar la Afore en la que estamos.

Las Siefores son los brazos de inversión de las Afores; en el mercado mexicano existen cuatro Siefores, determinadas por las edades de los trabajadores, por ley un trabajador es asignado a una sociedad de inversión determinada, pero éste se puede cambiar a otro que, de acuerdo con su punto de vista, le sea más rentable.

La selección de Siefore, hasta ahora, ocurre en automático de acuerdo a la edad de cada trabajador: las Siefore SB0 y SB1 para personas de 60 años y mayores; la básica 2 para personas entre 46 y 59 años; la básica 3 para personas entre 37 y 45 años y la básica 4 para personas de 36 años y menores.

Solo es cuestión de analizar un poco los pros y contras; aunque es importante señalar que el cambio de Siefore se puede realizar únicamente cada tres años.

En mi caso, la estrategia fue exitosa. En la Afore que administra mi cuenta, por ley los recursos estaban depositados hace poco menos de un año en la Siefore Básica 2, para trabajadores con una edad que va de los 46 a los 59 años.

Al cierre de diciembre pasado ésta Siefore pagó un rendimiento de 5.38 por ciento; aparentemente la tasa de rendimiento no es mala, salvo por el hecho de que la tasa de inflación del año pasado quedó en 6.67 por ciento, eso quiere decir que la tasa que me pagó mi Afore es inferior incluso a la inflación, en términos reales el dinero ahorrado en la Afore tuvo una erosión determinada por el crecimiento de los precios.

Sin embargo, hace unos meses decidí cambiarme de Siefore, pasé mis recursos a la Siefore Básica 2, para trabajadores que tienen una edad de 36 años y menores; es decir, tomé una alternativa de mayor riesgo financiero, con la expectativa de obtener un mejor rendimiento.

La estrategia fue exitosa, al cierre de diciembre pasado la Siefore a la que pasé mis recursos pagó una tasa de rendimiento de 7.55 por ciento.

Así, de acuerdo con las cifras finales al cierre del año pasado obtuve un rendimiento adicional de 2.17 por ciento, nada mal para la volatilidad que hubo el año pasado en los mercados financieros nacionales e internacionales.

La estrategia de cambio de Siefore es adecuada si el trabajador tiene una visión de largo plazo, y si toma la decisión en un ciclo de alza del mercado, es mucho mejor. Mi experiencia es solamente eso, experiencia, cada quien toma las decisiones que más convengan, o con las que se sientan cómodos.

Pero, esos sí, exijan a su asesor patrimonial que haga su tarea y que les brinde auténtica asesoría, no permitan que los llenen de rollo y que les salgan con un cúmulo de cifras que ni ellos entienden, es muy fácil, que les digan cuánto ganan y en cuánto tiempo, nada más pero nada menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *