Finanzas para Millennials: ¿Adquiero o no un crédito?

En estos momentos de incertidumbre financiera global (cuando no), una pregunta básica para la generación millennial es el relacionado con los mercados crediticios, especialmente en qué momento estamos y si es atractivo adquirir un crédito.

Claramente sí es un buen momento, con todo y que enfrentamos y enfrentaremos volatilidad financiera global, precisamente por eso el momento actual es adecuado para “agarrar” un crédito, debido básicamente al desempeño esperado de dos factores fundamentales para medir el costo de los préstamos:

  1. Las tasas de interés: subirán en los próximos meses; de hecho ya lo hicieron en México hace algunos meses y seguirán con la tendencia; no esperamos ajustes abruptos, los movimientos de los réditos son muy distintos a los registrados 20 años atrás, pero de igual forma impactan en los costos crediticios. Por si fuera poco, en Estados Unidos también es un hecho que subirán las tasas de interés en diciembre próximo. El escenario es de un mayor costo crediticio, quizás en este momento los préstamos están más accesibles que en el futuro.

Tipo de cambio: el peso se depreciará consistentemente, esperamos que lo haga de forma más o menos ordenada, pero la señal también es alcista para el caso del dólar. Aunque el tipo de cambio no está directamente ligado al costo de los créditos, a menos que éstos sean denominados en dólares, es un hecho que sí le impacta por expectativas de mayor inflación, menor crecimiento, etcétera.

Pero existe una condición indispensable para que adquieras un crédito, es obligatorio que sigas la instrucción que te mencionamos a continuación para no meterte en problemas, recuerda, es obligatorio.

Por ninguna razón, absolutamente ninguna, aceptes un crédito a tasa flotante, variable o como le quieran llamar. No aceptes nada que no sea un crédito con tasa fija, leíste bien, TASA FIJA, te lo ponemos con mayúscula; solo con una tasa fija sabes lo que vas a pagar hoy y el resto del crédito sin tener ningún sobresalto, eso te permite incluso planear tus ingresos y gastos, otra gran ventaja.

Cualquier persona o institución que te quiera “marear” con el rollo de un crédito a tasa flotante, variable o incluso mixta (combinación entre tasa fija y tasa variable), te puede hacer más daño del que supones. En el mundo todo puede pasar, hoy día no se ven posibilidades de que las tasas se vayan a disparar, pero jamás podemos descartar nada. Si tienen alguna duda pregúntenle a Hillary Clinton.

Hasta la próxima Millennials

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *