El problema económico, que se volvió político

SIEFORE

Los precios de los energéticos subieron en la primera semana de agosto, lo que constituye un fuerte golpe para la industria por el lado de la luz, y para toda la población en cuanto a la gasolina se refiere.
Existe un factor determinante para el aumento en los precios de los energéticos, es la fuerte depreciación de nuestra moneda, en doce meses ha perdido poco más de 17 por ciento.
Eso, más los aumentos en los precios de los combustibles desde sus mínimos del año, obligaban a las autoridades a decretar incrementos luz y gasolina.
Sin embargo, también es necesario reconocer que la reforma energética se vendió como el antídoto definitivo para los incrementos en los bienes antes señalados, por lo que este movimiento de alza es una derrota para el gobierno mexicano.
Eso es lo que pasa cuando la retórica se apodera de los asuntos públicos. A sabiendas de que los precios de los energéticos dependen de las fluctuaciones internacionales y de las condiciones del tipo de cambio, el gobierno se atrevió a prometer que acabarían las alzas en este mercado, hoy paga su osadía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *