Solamente dos Afores pagan rendimiento superior al 8% en el fondo básico 4

Cono sabemos, los tiempos actuales son los de las “vacas flacas” en materia de rendimientos de ahorro para el retiro, éstos han bajado constantemente desde hace por lo menos año y medio.

Un descenso de los réditos nominales en los países industrializados, que han repercutido en las naciones en desarrollo como México, combinado con el aumento a la tasa inflacionaria de los meses recientes, provoca que los beneficios sean cada vez más bajos.

En este contexto, hoy solamente dos Afores pagan una tasa de rendimiento superior al 8 por ciento en el fondo básico 4, mismo que de paso también es el fondo que registra los beneficios más altos del sistema en estos momentos.

Así, la Afore Profuturo GNP paga en la siefore básica 4 una tasa de rendimiento de 8.83 por ciento, mientras que la Afore SURA hace lo propio con 8.20 por ciento también en su fondo básico 4.

Ambas instituciones son de hecho las que más y mejor tasa pagan en el sistema en general, el reto de las administradoras no alcanzan a pagar una tasa de 8 por ciento. El problema de complica porque en México las tasas de reemplazo podrían ser muy bajas, con expectativas negativas para los futuros pensionados.

Hacía mucho tiempo que no se observaba el fenómeno actual, en el que unas cuantas Afores pagan los mayores rendimientos, mientras que el resto se encuentran sumidas en un escenario de bajas tasas de rendimiento.

También, es importante mencionar que nos referimos a un fondo específico, ya que el resto de los fondos básicos (1,2 y 3), están más que impactados por el repunte de la tasa inflacionaria.

Las expectativas de bajas tasas de interés en los fondos de ahorro para el retiro son latentes al menos para lo que resta del año, en un escenario de incertidumbre. Sin embargo, recientemente el titular del agente regulador, Carlos Ramírez de la Consar, señaló que las bajas tasas de rendimiento ya no son un factor determinante para que en México las pensiones sean malas en el futuro, sino que el mayor problema radica en los bajísimos niveles de cuotas de aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *