Después de Metlife, ¿cuál es la otra Afore que podría desaparecer?

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Por supuesto que nunca hay nada escrito para nadie, ni siquiera en el mundo de las Afores; todavía está fresco el recuerdo de Metlife, recientemente fusionada por completo con Afore Principal. Metlife fue la administradora que le apostó a un crecimiento orgánico sustentado en su prestigio en el sector asegurador, sin percatarse que no era lo mismo vender seguros que vender servicios de Afore; lo pagó caro, desapareció.

En este mundo tan competido, cualquier cosa puede suceder; sin embargo, es un hecho que hasta hoy la mayor parte de fusiones y/o liquidaciones de las Afores que han pasado a la historia, se debe a su baja participación de mercado, no en todos los casos pero sí en un amplio porcentaje de ellos.

De esta manera, los riesgos están enfocados en una institución que se encuentra en tales circunstancias, un muy bajo nivel de participación en el mercado. No obstante, otras Afores también tendrían que “meter el acelerador” en este segmento si quieren consolidarse y alejarse de la posibilidad de un cierre ya sea por fusión o desaparición.

Con base en las cifras, Afore Inbursa es la institución que hoy por hoy está en mayor riesgo de pasar a la historia. Al cierre del primer cuatrimestre del año la administradora perteneciente al conglomerado empresarial del hombre más rico de México y Latinoamérica, Carlos Slim Helú, tiene en total un millón 63 mil 18 cuentas administradas, la mayor parte son cuentas propias, apenas tiene poco más de 12 mil clientes asignados.

¿Es mucho o es poco?

Es poco, muy poco si consideramos que la Afore que más cuentas maneja entre propias y asignadas, XXI Banorte, llega a 16 millones 824 mil 584 clientes; es decir, la Afore Inbursa tiene apenas 6.32 por ciento del total de cuentas de la Afore más grande del sistema. Dicho de otra manera, la Afore XXI Banorte, la más grande del sistema, tiene 15.8 veces más cuentas que la Afore más pequeña en este rubro, Afore Inbursa.

Al menos las dos Afores que más recientemente han desaparecido, Afirme-Bajio y Metlife, empezaron a sellar su suerte cuando perdieron el umbral del millón de afiliados, algo que está muy cerca de suceder con Inbursa.

Sin embargo, no podemos olvidar el hecho de que Inbursa tiene tras de sí un enorme respaldo económico, como señalamos anteriormente forma parte del conglomerado de empresas de Carlos Slim. El hecho no le ha favorecido ya que extrañamente la posición de la administradora debería ser diferente con todo el potencial de afiliación que tiene con las diversas empresas del consorcio Slim, pero no lo ha podido o no lo ha querido aprovechar.

Este respaldo económico podría ser decisivo a la hora de valorar la permanencia de la administradora en el mercado, a diferencia de otras empresas en las que la rentabilidad es determinante, quizás aquí no sería el caso. No nos referimos a que no sea rentable, o que sea poco, sino al hecho de que no es una empresa que impacte de forma determinante en los resultados corporativos del grupo al que pertenece, por lo tanto podría mantenerse por un rato más. Aunque, definitivamente debe cuidar a toda costa la cuota mínima del millón de afiliados.

Otras Afores que tienen más soporte pero una baja cuota de mercado son PensionISSSTE con 2.08 millones de afiliados, Inverca 2.052 y Afore Azteca con 2.43 millones, por su tamaño y rentabilidad quizás no tengan problemas, pero la pelea será cada vez más compleja para estos intermediarios. Si las Afores más grandes siguen arrebatándose cuota del mercado entre ellas, posiblemente las administradoras más pequeñas lo resientan tarde o temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *