Demografía de América Latina permite que región aumente tasas de ahorro e inversión para jubilación

El dividendo demográfico restante de América Latina puede ser un instrumento poderoso para que la región implemente políticas que respalden el incremento de los ahorros en inversión y jubilación, según muestra “The Latin American Demographic Dividend”, un estudio realizado por el BlackRock Retirement Institute (BRI) y el UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas).

América Latina continúa rezagada con respecto a otros mercados, como el mercado emergente de Asia, donde el dividendo es similar pero las tasas de ahorros han crecido a un ritmo mucho más rápido en las últimas décadas.

Un dividendo demográfico es el período en el que un país tiene una población relativamente grande de adultos en edad de trabajar en relación con la población total. Según el estudio, la tasa de ahorro en América Latina ha permanecido en alrededor del 20 % del PIB desde la década de 1960. Mientras tanto, las economías emergentes de Asia alcanzaron un 35 % del PIB con respecto a un 15 % anterior.

“América Latina podría aprovechar el dividendo demográfico restante como una manera de promover el crecimiento económico y, en consecuencia, mejores tasas de ahorro, inversión y ganancias. El estudio indica que la región aún tendrá una gran población en edad de trabajar en comparación con otras economías de Europa y Asia, y alrededor del 40 % de las personas mayores de 60 años aún siguen trabajando”, afirma Bruce Wolfe, director ejecutivo de BRI.

“Hay cuatro factores clave que podrían abordarse para que los latinoamericanos puedan aprovechar el dividendo demográfico”, agrega Bruce. Estos factores son:

  • Aumentar el nivel de industrialización y participación de las mujeres en la fuerza de trabajo. En comparación con otros países, la tasa de Brasil es menor, por ejemplo, que en otras economías en América Latina, como Colombia y Perú.
  • Promover el desarrollo de mercados de capitales, que es inferior que en Asia Oriental. En las economías de América Latina, la tasa también varía con una capitalización de compañías cotizadas como un porcentaje del PIB en alrededor del 10 % en Argentina, el 45 % en Brasil y más del 100 % en Chile. Generalmente, cuanto más capitalizado está el mercado, más altas son las tasas de ahorro.
  • Diseñar sistemas de pensiones que promuevan tasas de ahorro más altas; esto es, promover los sistemas de pensión con contribución.
  • Aumentar la diversidad de opción de asignación de activos en los países de América Latina para ayudarlos a obtener mayores rendimientos. Permitir mayores inversiones en activos extranjeros es una manera de lograr esto. Nuevamente, la tasa varía en gran medida en la región, de menos del 1 % en Brasil a más del 40 % en Chile y Perú.
  • “Como muestra el estudio, el dividendo demográfico en América Latina se reducirá en algún punto y la población en envejecimiento será una carga sobre el ingreso y el estándar de vida en la región. Es importante que la región se prepare para minimizar o eliminar ese riesgo. Las nuevas políticas requieren cierto tiempo para dar resultados, pero ciertamente pueden contribuir al crecimiento, la reducción de la pobreza y una vida más digna de la población a largo plazo”, afirma Esteban Caballero, Director Regional de Latino América y del Caribe del UNFPA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.