El crecimiento de los dividendos mundiales decepciona en 2016 y la fortaleza del dólar ensombrece las perspectivas para 2017

Según el Henderson Global Dividend Index, los dividendos mundiales avanzaron tan sólo un 0,1% en 2016 hasta los 1.154 millones de dólares. Para la firma, cuatro factores explican este anémico avance.

En primer lugar, el crecimiento de los dividendos en Estados Unidos, que representa un 40% de la remuneración total al accionista en el mundo,sufrió una caída en picado; en segundo lugar, Reino Unido y Australia, así como los mercados emergentes, se anotaron descensos en tasa interanual.

Como tercer factor, el informe cita la apreciación del dólar estadounidense, por lo que los dividendos distribuidos en todo el mundo se convirtieron a dólares a unos tipos de cambio menos favorables. Y por último, los dividendos extraordinarios fueron inferiores en base interanual.

En términos subyacentes, es decir, teniendo en cuenta las fluctuaciones de los tipos de cambio, los dividendos extraordinarios y otros factores, el crecimiento interanual del 0,6% se mostró también muy modesto. Tras un cuarto trimestre deslucido, en el que los dividendos cayeron un 0,4% interanual, el Henderson Global Dividend Index cerró 2016 en 158,2 puntos, lo que refleja una escasa variación en el crecimiento de los dividendos mundiales en tasa general en los últimos años.

Los dividendos mundiales avanzaron un 0,1% en tasa general en 2016 hasta los 1.154 millones de dólares, mientras que, en base subyacente, el crecimiento fue del 0,6%.

La ralentización de los repartos en Estados Unidos, las caídas en picado de Australia, Reino Unido y los mercados emergentes, así como el descenso de los dividendos extraordinarios y la apreciación del dólar, son los factores que explican la ausencia de crecimiento
El crecimiento de los dividendos estadounidenses se fue ralentizando progresivamente durante 2016, tras las alzas de dos dígitos registradas en 2014 y 2015.

Europa se anotó un sólido crecimiento de los repartos, mientras que Reino Unido, Australia y los mercados emergentes quedaron muy rezagados.
Las perspectivas de crecimiento económico mundial están mejorando, lo que supone una buena noticia para los dividendos.

Henderson prevé un crecimiento subyacente de los repartos del 3,2%, si bien la apreciación del dólar (asumiendo que se mantengan los tipos de cambio vigentes) hace que el crecimiento general sea de tan sólo el 0,3%, lo que sitúa los dividendos mundiales en 1.158 millones de dólares.

“2016 fue testigo de una ralentización en el ritmo de crecimiento de los dividendos estadounidenses, frente a la aceleración registrada en Europa. Entretanto, el crecimiento se reveló ágil en algunas zonas de Asia, y anémico en el Reino Unido. Esto pone de manifiesto la importancia de aplicar un enfoque mundial a la inversión orientada a la percepción de rentas periódicas, a través del cual los inversores puedan beneficiarse de interesantes oportunidades de crecimiento de los dividendos con independencia de la parte del mundo en la que surjan”, explica Alex Crooke, director del equipo de Global Equity Income de Henderson Global Investors.

De cara a este año que ahora comenzamos, Crookecree que las perspectivas de crecimiento económico a escala mundial se perfilan más optimistas. Con un nuevo gobierno en la Casa Blanca que promete reforzar la inversión y bajar los impuestos para el sector privado, los beneficios de las empresas estadounidenses podrían aumentar, incluso si han de hacer frente a los efectos de una apreciación del dólar.

La confianza empresarial en la zona del euro también se orienta al alza. En paralelo, la subida de los precios del crudo y otras materias primas impulsará los beneficios de estos auténticos baluartes de la remuneración al accionista, además de permitir el restablecimiento gradual de los repartos en estos maltrechos sectores.

“La solidez del dólar bien podría empañar este crecimiento subyacente en 2017 pero, a largo plazo, factores como los tipos de cambio tienden a equilibrarse, permitiendo así que las tendencias de crecimiento subyacente salgan a la luz.

Asimismo, incluso ante el frenazo temporal del crecimiento de los dividendos en dólares, no debemos olvidar que la renta variable sigue generando grandes sumas de rentas periódicas para los inversores todos los años”, concluye el director del equipo de Global Equity Income.

Por Funds Society , Miami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *