Las comisiones de las Afores se han desplomado en 20 años de historia

Las comisiones de las Afores se ha desplomado en los casi 20 años de historia del sistema de cuentas individuales, en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).

Todo está listo para que el lunes próximo la Comisión del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), el agente regulador en el SAR, informe sobre las comisiones de las Afores, que cobrarán a sus clientes para el próximo año, podrían bajar más, o mantenerse igual, pero ya no son un elemento de peso para la expectativa de pensión.

Hace unas semanas, el titular de la Consar, Carlos Ramírez, señaló que sin desestimar el dato, las comisiones ya no son el factor principal que provoca que los trabajadores tengan bajas pensiones, expresadas en tasas de reemplazo.

Tiene razón el funcionario, en realidad las comisiones ya son muy bajas, tanto o más que en otras naciones con sistemas similares al nuestro; por lo tanto, poco golpean el monto que pueda recibir un trabajador.

Las mismas estadísticas confirman lo dicho, las comisiones de las Afores ya no son un factor de peso en la expectativa de pensión.

Los números lo ratifican. En julio de 1997 la tasa del Cete a plazo de 28 días, un referente importante del mercado de dinero, rondaba niveles de 19.95 por ciento, lo que orillaba a que las comisiones de las Afores se colocaran en doble dígito, el promedio con el que nació el sistema fue de 15 por ciento.

Si actualmente el promedio está en 1.06 por ciento, significa que el desplome de las comisiones de las Afores en estos casi 20 años fue de 13.94 puntos porcentuales, o bien casi 135 puntos básicos, un ajuste a la baja muy relevante, sin la menor duda.

Por eso, aunque las condiciones de volatilidad podrían impedir que este lunes se marque un hito de comisiones promedio en menos de un dígito, abajo de 1.00 por ciento, es un hecho que su tendencia seguirá a la baja.

Las comisiones han bajado, el mercado y sus participantes han hecho la tarea, pero faltan modificar otros elementos que sí afectan para que los trabajadores tengan mejor expectativa de pensión.

El factor más relevante, como todos lo sabemos, es el de la cuota obligatoria de aportación, actualmente en un ridículo 6.5 por ciento para quienes cotizan al IMSS, y 11.5 por ciento para quienes lo hacen en el ISSSTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.