Ajuste al gasto, otro año de bajo crecimiento

cropped-image-14.jpg

El ajuste al gasto decretado ayer por el gobierno federal por un monto de 132 mil 300 millones de pesos, representará un recorte a la expectativa de crecimiento económico, expectativa que seguramente se concretará al cierre del año.

Lo anterior, sin importar que gran parte de ese ajuste se aplique en Petróleos Mexicanos (Pemex), la Empresa Productiva del Estado.

De acuerdo con la información, Pemex hará un recorte por 100 mil millones de pesos, lo que representa el 75.58 por ciento del total; mientras, otros 32 mil 300 millones serán parte del “apretón de cinturón” que hará el propio gobierno federal.

Algunos analistas consideran que no necesariamente habrá un recorte a las expectativas de crecimiento para el presente año, luego del “ajuste preventivo” al gasto anunciado ayer.

 

Nosotros tenemos una opinión diferente por tres causas:

1) El “ajuste preventivo” es una señal restrictiva, se quiera o no: Cuando un gobierno, empresa o familia anuncia que reducirá gastos, manda la señal de restricción en los flujos monetarios desde y hacia sus cuentas; tratándose de un gobierno es lógico que la señal restrictiva incluya menor gasto en diversas obras y servicios, lo que restringe necesariamente las actividades relacionadas. Dicho de otra manera: al anuncio de un menor gasto por parte del gobierno le corresponde una menor “onda expansiva” en la economía, y con toda seguridad, un menor crecimiento.

La expectativa oficial de crecimiento se ubica entre 2.5% y 3.0%; pero algunos actores como el Banco Mundial ubican al PIB mexicano en un máximo de 2.8%, creemos que finalmente el tope del PIB para nuestro país se colocará en el piso de la expectativa oficial, es decir, 2.5%, no mayor. Algunos podrían señalar que no es una mala tasa de crecimiento considerando el contexto global, la respuesta es que lo peor que nos ha pasado es conformarnos con un crecimiento totalmente insuficiente.

2) El incremento de las tasas de interés: Banco de México anunció ayer junto con el aumento de 50 puntos base en la tasa de interés de referencia (Pasó de 3.25% a 3.75%), que no se iniciaba un ciclo restrictivo en la política monetaria; es decir, que no interpretáramos ese aumento como el primero de muchos más.

Sin embargo, en la práctica el aumento de tasas mueve el costo del dinero, una cosa es que la señal no sea restrictiva y otra muy diferente es que los brokers y las mesas de dinero del país se queden con las manos quietas. Aumentar la tasa de interés trae consigo este riesgo, el aumento en el costo de los créditos, seguramente subirán y provocarán un ambiente restrictivo en materia crediticia que desde luego no abonará al crecimiento.

3) El recorte al gasto es global: Empresas, gobiernos y familias de todo el mundo están en la misma situación. La economía global no tiene los recursos necesarios para financiar crecimiento. Toda Europa registra el problema, Latinoamérica entera también, el gobierno de Estados Unidos debate año con año un mayor gasto porque el que se le asigna es insuficiente, ¿porqué tendría que ser diferente en México?

 

Así, nuevamente nos encontramos en un entorno de bajo crecimiento y no podemos ni debemos acostumbrarnos; los conceptos que justifican un PIB menor al esperado para este 2016 forman parte de las clases de economía I, que por desgracia muchas veces se olvidan.

Este miércoles el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público apostaron por la ortodoxia monetaria, o bien por la coherencia y el sentido común, al subir la tasa de interés, recortar el gasto gubernamental y eliminar la subasta de dólares que estaban drenando las reservas internacionales de Banxico y abonando a la especulación cuando su papel era contrario.

Si nos mantenemos en esa lógica, el PIB de nuestro país en este año se colocará nuevamente en un nivel de crecimiento que es totalmente insuficiente para su población; México se encuentra atrapado en una era de crecimiento limitado, y lo peor es que no se observa cómo podremos salir de ella.

 

Las dependencias y entidades más afectadas

 

Dependencias y entidades                                     Monto (Millones de pesos)

SCT                                                                               $12,254.10

Semarnat                                                                         $4,113.10

SEP                                                                                 $3,660.20

Sagarpa                                                                           $3,000.00

CFE                                                                                 $2,500.00

SSA                                                                                 $2,062.60

Sedatu                                                                             $1,500.00

CDI                                                                                  $1,000.00

Otros                                                                               $2,211.60

Total:                                                                             $32,301.60

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *