Ahorro voluntario, o cuando los legisladores no quieren tomar riesgos políticos

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

El ahorro voluntario es indispensable para todo aquel que quiera una pensión digna cuando llegue el momento del retiro, no hay otra opción, todos los ejercicios matemáticos, actuariales, econométricos y los que sean, nos llevan a la misma conclusión, si quieres vivir una vejez más o menos tranquila, ahorra ahora o padécelo después.

Está bien, incluso en una cultura como la mexicana en la que el ahorro no está arraigado, y llevará varias generaciones para que así sea, es necesario que se haga conciencia entre la gente para que se preocupe más por su futuro.

Pero, una vez más la población en general tiene que pagar la conveniencia de la clase política, de un grupúsculo que no se cansa de sacar provecho. Si un asunto deja dividendos entonces se legisla al vapor, cosa de unos días para que quede solucionado; sin embargo, si un asunto tiene implícitos riesgos políticos entonces mejor ni moverle, salvo que afecte al contrario, al que le pueden arrancar el poder para saquear, perdón, administrar al país.

Todos los legisladores saben que debatir y promover un aumento en el nivel de aportaciones de los trabajadores a sus cuentas de ahorro para el retiro es muy peligroso para ellos. ¿Qué legislador en su sano juicio se atrevería a decirle a sus representados que tienen que ahorrar más de forma obligatoria, para que en su retiro no pasen problemas económicos?, ninguno lo hará, prefieren seguir engañando a la gente.

La Consar hace su esfuerzo, las Afores, con todos sus asegunes, también, tratan de impulsar el ahorro voluntario. Pero, a menos que de verdad se convierta en una avalancha para los próximos años y este tipo de ahorro sea en una auténtica fortuna, no hay forma de evitar que en unos cuantos años   (se habla de que 8 máximo 10), se empiecen a jubilar los primeros trabajadores Afore, con tasas de reemplazo raquíticas. Viejos y pobres

Ya ni hablamos de los millones de mexicanos que “trabajan” en la informalidad.

Los legisladores se hacen que la virgen les habla; la semana pasada el FMI lo dijo con todas sus letras: México requiere subir las tasas de aportación para las pensiones, y en los corros políticos ni pío dijeron, muchos medios de comunicación “especializados” tampoco lo consignaron.

Total, ¿para qué preocuparse si ellos reciben jugosos sueldos y salarios, bonos, aguinaldos, y pueden “brincar” de puesto en puesto, con lo que aseguran sus también jugosas pensiones para el retiro.

Bien por los esfuerzos para impulsar el ahorro voluntario, ¿y los legisladores?, ah, ellos ya tienen asegurado su futuro, no les interesa México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.