Afores, lo bueno y lo malo en 20 años de historia

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

Este 1 de julio las Afores cumplen 20 años de operar en el mercado mexicano del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), entre otros, ponemos algunos factores positivos y negativos que se han registrado en este periodo.

Lo bueno

  • Los trabajadores tienen pleno conocimiento sobre el monto de sus ahorros y el destino que tienen, pueden revisar cada determinado tiempo la gestión de su administradora y tomar la decisión de cambiarse a una mejor opción.
  • Se eliminan presiones para las finanzas públicas, está demostrado que en un país como México mantener un sistema de pensiones en el que el estado sea el que absorbe los costos, era la ruina con el paso del tiempo.
  • Se pueden, y se debe, hacer aportaciones de ahorro voluntario, con la finalidad de mejorar el perfil de la pensión futura.
  • Es posible elegir Afore no solo por rendimientos, sino por el nivel de la comisión que cobran. Desde luego que una combinación entre mayor rendimiento y menos comisión es la clave para lograr resultados más relevantes con el paso de los años.
  • Con el paso de los años se han reportado mayores beneficios en el propio sistema, uno de ellos es el seguro por desempleo (el más significativo tanto por su impacto como por su monto), y la ayuda por matrimonio.
  • La economía cuenta con recursos con los que antes no contaba, se invierten sobre todo en infraestructura y es un hecho que hasta el momento no se han registrado algún desfalco o factor que pongan en riesgo esas inversiones.
  • Los mercados también cuentan con recursos adicionales que antes no tenían; aunado a que los trabajadores se han vuelto inversionistas en los mismos, guste o no. Teóricamente en una visión de largo plazo la cultura financiera de México debe incrementarse.

Lo malo

  • El punto negativo más importante sin duda alguna es la insuficiente, absurda y políticamente incendiaria para los partidos políticos, tasa de aportación a las cuentas individuales. Con un ridículo 6.5 por ciento para los trabajadores que aportan al IMSS, y 11.5 por ciento para quienes lo hacen en el ISSSTE.
  • Es políticamente incendiaria porque ningún partido político quiere pagar el costo de elevar las tasas de portación, prefieren mantener cautivo su capital político en detrimento de las condiciones futuras de millones de pensionados.
  • Con ese nivel de aportaciones no vamos a ningún lado, es posible que tengamos generaciones enteras de viejos pobres, porque sus ahorros no son lo suficientemente adecuados para que alcancen pensiones decorosas. Se calcula que actualmente la llamada tasa de reemplazo, que es el pago que reemplaza al sueldo cuando el trabajador se retira, se ubica en un promedio de 43 por ciento del sueldo que ganaba el trabajador antes del retiro, ni siquiera la mitad del salario. Según la OCDE, la tasa de reemplazo adecuado debe ubicarse cuando menos en un nivel de 75 por ciento.
  • Estamos frente a un sistema bien regulado, pero que todavía tiene mucho que hacer. Por los siguientes puntos.
  • Se detectaron prácticas monopólicas y se aplicó por parte de la Cofece una multa histórica de más de mil millones de pesos, es evidente que hace falta una supervisión constante.
  • Las prácticas comerciales deben ser sujetas de constante vigilancia. Lamentablemente es muy difícil vigilar a todos y cada uno de los vendedores en su relación con los clientes en los puntos de venta. Por ejemplo, alguna Afore tienen como arma de venta el ofrecerle a sus clientes la garantía de un seguro por desempleo si se afilian a la institución, lo cuál es una trampa total porque esa garantía está en la ley, no es una prestación ni tampoco un beneficio de la Afore.
  • Otras Afores más tienen como estrategia llamar a los clientes y señalarles que en su subcuenta del SAR 92 cuentan con recursos y que deben ser recuperados porque de lo contrario se perderán, que afiliándose con ellas se puede hacer, la mentira total porque los recursos del SAR 92 se pueden recuperar en cualquier momento, hoy o dentro de 30 años cuando el trabajador se retire.
  • No faltan aquellas Afores que pertenecen a bancos o grupos financieros y que le señalan al cliente que si se afilian con ellos después tendrán facilidades para acceder a créditos con otras instituciones de su mismo grupo. Mentira, el otorgamiento de créditos con el banco Z no depende de que su para el retiro la maneje su Afore, sino de muchos otros factores totalmente ajenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *