Afore XXI Banorte tiene más cuentas prestadas que propias; lo bueno y lo malo

Afore XXI Banorte es un caso singular en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), se trata para empezar de la institución más grande del sistema, actualmente cuenta en su administración con más de 17 millones de cuentas, con lo que supera ampliamente al segundo sitio del ranking, ocupado por Afore Banamex, que gestiona 10.5 millones de cuentas en números cerrados.

Pero, al revisar el detalle de las cifras oficiales, podemos observar algunas particularidades, es una de ellas la que llama poderosamente la atención.

Así, Afore XXI Banorte es, efectivamente y por mucho, la administradora más grande del sistema, pero tiene un importante soporte de cuentas asignadas por la autoridad reguladora, es de hecho la “maquiladora” oficial del SAR, a tal grado que en gran medida a eso debe su tamaño.

Si no consideramos dicho factor, XXI Banorte pasa a ocupar el segundo sitio en el ranking de las administradoras más grandes del sistema, usando como referencia el número de cuentas registradas, directas o por afiliación directa; bajo dicha premisa ese primer sitio le corresponde a Coppel.

Vamos a la frialdad de los números, como diría el clásico: Afore XXI Banorte tiene un total de 17 millones 769 mil 864 cuentas, de las cuales 8 millones 160 mil 636 son trabajadores registrados, es decir, por afiliación directa, son cuentas que pertenecen por completo a la institución y que solamente las puede perder en caso de traspasos ejercidos por la libre voluntad de los titulares de las mismas, los trabajadores.

En contraste, 9 millones 609 mil 228 trabajadores están asignados en la maquiladora oficial del sistema, Afore XXI Banorte; es decir, fueron canalizados a dicha institución por el agente regulador para que se hagan los trámites respectivos que van desde el registro de las aportaciones hasta las inversiones de los recursos.

En porcentajes, el 54.08 por ciento de las cuentas que maneja XXI Banorte son prestadas o asignadas por la autoridad reguladora, mientras que 45.92 por ciento son cuentas propias o registradas.

En este sentido y con las cifras en la mano, observamos que Afore XXI Banorte ya tiene más cuentas asignadas que registradas; dicho de otra manera, tiene más cuentas prestadas que propias. Algo bueno debe tener dicha situación, y también algo malo, aquí lo consignamos.

Lo bueno

  • Sin lugar a dudas, las cuentas asignadas representan un monto muy relevante tanto por las mismas cuentas como por los activos que de ellas se derivan, lo que la lleva a colocarse como la Afore más grande del sistema.
  • Sus ingresos se elevan considerablemente al administrar varios millones de cuentas ajenas, digamos que tiene  fuertes ingresos por concepto de “maquila”
  • Su tamaño, aunque sea “inflado” por el elevado número de cuentas asignadas, le otorga un poder relevante en el mercado, puede presumir de ser la institución más grande del sistema aunque sea por cuentas que tiene asignadas.

Lo malo

  • Definitivamente el riesgo principal es el hecho de que en algún momento deje de ser la maquiladora oficial, con lo que sus números caerían considerablemente.
  • Si cae su poder de gestión (cuentas administradas), es un hecho que bajarán también sus ingresos.
  • Un desplome abrupto, o más o menos rápido en el número de cuentas, en caso de que las perdiera porque el agente regulador las dirige a otras Afores, podría levantar la expectativa de que algo malo sucede con las finanzas o la administración de la intermediaria, lo que no sería del todo correcto pero los efectos sí podrían reflejarse en el corto plazo.

En conclusión: Afore XXI Banorte es el gigante del mercado, pero dicho tamaño está determinado por un factor que no se conoce siempre, el de las cuentas asignadas, algo que puede ser demasiado volátil con el paso de los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *