3 millones de desconocidos

Antonio Sandoval, analista financiero, eperto en sistemas de pensiones y mercados financieros

El anuncio de que se le devolverán sus ahorros para el retiro a más de 3 millones de mexicanos adultos mayores que por alguna causa no los habían podido recuperar, es positivo en primera instancia.

Sin embargo, también nos genera varias interrogantes. Por los medios tradicionales, salvo uno que otro artículo, pasó casi de noche el tema, en realidad no es poca cosa, son más de 3 millones de desconocidos, y 54 mil 164 millones de pesos que tienen dueño, pero que estaban en manos del gobierno y no sabemos hasta el momento con toda exactitud el uso que se les daba.

¿Porqué antes no se hicieron esfuerzos para ubicar a esos 3 millones de mexicanos y devolverles lo que por ley y por justicia les corresponde?

En algún artículo se habló de que una de las causas principales eran problemas de homonimias, lo que significa que han pasado muchos años sin que se haga algo al respecto, ahora se nos dice que se ubicarán a esos mexicanos, ¿verdad que cuando se quiere se puede?

De esos 3 millones de desconocidos, ¿cuantos habrán muerto?; en ese caso, ¿se hará algo para que en estricta justicia se le reintegren esos recursos a sus beneficiarios?, o el gobierno se quedará con esos fondos para siempre.

¿En donde estaba ese dinero?, ¿que institución del gobierno lo administraba?, ¿les pagarán intereses a los beneficiarios?

Más allá, ¿qué esfuerzos existen en el gobierno federal y en la instancia pertinente que es el Sistema de Ahorro para el Retiro para que no haya casos como el de esos 3 millones de desconocidos?, ¿qué tan grande es el problema de las homonimias?, ¿qué otros problemas de relevancia existen en el SAR?, que impide que quizás otros tantos millones de mexicanos no puedan acceder a sus recursos.

Este 2017 el sistema de cuentas individuales del SAR cumple sus primeros 20 años, muchos son los beneficios, pero también existen pendientes. En esa lista por lo visto se encuentran no solamente la revisión y el fortalecimiento de los esquemas que nos permitan impulsar el ahorro, o la impostergable revisión de la tasa de aportación.

Esos 3 millones de mexicanos desconocidos nos hace pensar que existen también muchos pendientes y ajustes en la operación del SAR, para hacerlo más eficiente en beneficios de quienes somos usuarios de sus servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.